¿Desaparecerán de las escuelas checas clases de historia?

27-10-2003

Historiadores y maestros pusieron el grito al cielo. En caso de ser aprobada la planeada reforma a la enseñanza, podrían desaparecer las clases de historia de las escuelas checas.

"A la época del renacimiento nacional están destinadas dos horas, mientras que a la Segunda Guerra Mundial unas cinco. Disponemos de tan sólo diez minutos para explicar a los alumnos el proceso reformista de 1968, conocido como Primavera de Praga. Esta es la situación actual en las escuelas checas. Y será peor", afirman los maestros de historia.

La reforma del Ministerio de Educación pretende crear una especie de círculos temáticos. Así, las clases de historia, geografía y estudios sociales deberían formar una nueva materia denominada "Hombre y sociedad". La cantidad de horas asignadas para cada una de las materias, quedara en manos del director de la escuela.

No obstante, los maestros afirman que la historia representa en la actualidad una disciplina marginada que, a consecuencia de la reforma, podría desaparecer de los programas educativos.

La historiadora Anita Franková, del Museo Judío de Praga, considera el proyecto ministerial como una bomba de tiempo.

"En la actualidad, los alumnos saben poco de la historia. Muchos no tienen idea, por ejemplo, sobre la ocupación soviética de 1968. La mayoría no sabe qué pasó el 17 de noviembre de 1989, fecha en que cayó el régimen comunista en Checoslovaquia. La idea de reducir las clases de historia tendrá sin duda consecuencias trágicas. Una nación que no conoce su historia es una nación muerta y sin futuro", dijo Anita Franková.

La ministra de Educación, Petra Buzková, calificó de infundados los temores de los maestros e historiadores. Según destacó, dependerá de la capacidad de cada uno de los maestros el lograr o no imponer su materia. Además, los nuevos programas educativos estipularán de manera inequívoca el nivel de conocimiento de historia requerido para los alumnos, destacó la ministra Buzková.

27-10-2003