Decae la confianza de los checos en la Unión Europea

20-03-2012

El nivel actual de confianza de los checos en la Unión Europea es el más bajo desde el año 1994. Así se desprende de los resultados de un reciente estudio de la agencia demoscópica STEM.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea La confianza de los checos en las instituciones de la Unión Europea comenzó a bajar desde comienzos del año 2010. Los expertos aseguran que esto se debe a los problemas económicos y sociales a los que se vieron enfrentados los Veintisiete, a raíz de la crisis.

Según el sondeo realizado por la agencia STEM, de un total de 1.100 encuestados, sólo el 30% confía en la Unión Europea. Se trata sobre todo de ciudadanos menores de 35 años, con educación superior y buenos ingresos.

Petr Drulák, director del Instituto de Relaciones Internacionales sostiene, no obstante, que la actual percepción negativa de los checos de la Unión Europea está relacionada con la desilusión de los ciudadanos respecto a la política.

Petr DrulákPetr Drulák ”Se trata de una tendencia generalizada que responde a la inestabilidad socio-económica que reina en Europa. Los estudios demuestran que, paradójicamente, los checos confían más en las instituciones de la Unión Europea que en su Gobierno y Parlamento nacionales. O sea que la caída de la confianza en la Unión Europea es resultado de la desconfianza en la política en general. Además, desde Bruselas llegan noticias desfavorables en relación con la crisis, lo que también hace bajar los ánimos de los ciudadanos”.

Un gran papel en la formación de la opinión que asumen los ciudadanos checos frente a la Unión Europea, juega la influencia de los políticos euroescépticos, entre los que destaca el presidente, Václav Klaus. Es lamentable que los políticos pro europeos no logren hacer frente a estas posturas y explicar las ventajas que ofrece la Unión Europea, recalca el ex eurocomisario checo, Vladimír Špidla.

Vladimír Špidla, foto: Comisión EuropeaVladimír Špidla, foto: Comisión Europea ”La historia de Europa demostró que para lograr algo importante, no se puede respetar el principio del equilibrio equitativo de las soberanías de cada uno de los países. Para alcanzar un objetivo común, a veces hay que ceder en algo. Esa es la idea de la integridad europea, sobre cuya base surgió la Unión Europea. Si no integrásemos esa comunidad, enfrentaríamos mucha más tensión, tendríamos problemas económicos mucho mayores. Es lamentable que no seamos capaces de explicar esta simple idea a los ciudadanos”.

Los expertos aseguran que restablecer la confianza de los checos en la Unión Europea será imposible sin que los ciudadanos vuelvan a fiarse de los principios y las instituciones democráticas en general. Y esa es una tarea que deberían asumir con urgencia los políticos del país.

20-03-2012