Danzas mallorquinas en el festival "Folklore sin fronteras" de Ostrava

19-08-2004

Conjuntos folklóricos checos, pero también de lejanos países exóticos han invitado a bailar esta semana a los ciudadanos de Ostrava, metrópoli de Moravia del Norte, en la séptima edición del festival "Folklore sin fronteras".

Con espectáculos de baile y música popular una veintena de conjuntos folklóricos han visitado desde el lunes hasta este jueves diferentes barrios de Ostrava, incluyendo el cercano balneario de Klimkovice.

Por primera vez se presentó en el festival "Folklore sin fronteras" el grupo de danza tradicional catalana, Esbart Dansaire Santvicentí, de Sant Vicenç de Castellet, Barcelona. Más sobre su programa nos reveló la directora artística del conjunto, Alba Malo:

"Es una coreografía nueva que hemos estrenado ahora en nuestro pueblo. Se basa en canciones mallorquinas, de las Islas Baleares".

¿Los trajes que llevan puestos son trajes típicos catalanes o proceden también de Mallorca?

"Son mallorquines. Hay trajes de ciudad y de campo. Nosotros tenemos los de campo que son más rústicos. Las chicas llevan un pañuelo en la cabeza que se llama rebosillo, con un cuerpo negro, faldas de rayas y flores, y por debajo llevan un trozo que es de otro color. Algunas llevan doble falda. Luego, los bombachos, las medias y los zapatos típicos de Mallorca, que son de piel. Los chicos van con pañuelo y ´capell´, así se llama el sombrero, las chicas a veces también lo llevan, y luego chalecos de rayas y fajas, y pantalones también de rayas o lisos. Los zapatos igual que las chicas".

¿Cuántos miembros tiene su grupo?

"Hemos venido doce bailarines y seis músicos. Pero el grupo somos unos 25 bailarines en total, porque normalmente no vamos con música en vivo".

Jaume Sabaté admiró el interés del público checo por el festival:

"Nosotros tenemos un problema muy grave, en nuestro país la gente se está perdiendo el folklore, principalmente el catalán. No participa en masa en los eventos folklóricos como aquí. Estoy admirado del pueblo checo por el apoyo que dan a todo tipo de folklore, tanto checo como de fuera de la República Checa. Esto es una cosa que en mi país es difícil de encontrar. Yo vengo del mundo de las torres humanas, de los ´castells´. Siempre había muchísima participación y ahora en los últimos años el interés disminuye".

Jaume Sabaté nos dijo además que en Cataluña surgió una tradición inspirada en las actividades de la organización de la educación física checa, "Sokol", en español "Falcón".

"Los Falcones, los siete grupos que existen, están en la comarca del Penedés, en la zona vinícola de Cataluña. Quizá el más importante está en Vilafranca del Penedés, y los espectáculos que hacen son parecidos a los ´castells´. En cambio, los que están en Vilanova i la Geltrú son más parecidos a los originarios de la República Checa".

Aparte de los catalanes y conjuntos folklóricos tradicionales de la región de Moravia del Norte, del Sur y de Praga, en el festival "Folklore sin fronteras" de Ostrava actuó el grupo Liptov de Eslovaquia, el coro Carica de Rusia y el grupo de teatro callejero de Corea, Eunyul Talch-um.

Foto: Autora

19-08-2004