Damas diplomáticas repartieron ayuda a los necesitados en la RCh

10-02-2003

Nadie puede ayudar a todos, pero todos podemos ayudar a alguien. Dejándose llevar por esta premisa las damas diplomáticas de más de 50 países que tienen representación en la República Checa organizan regularmente un Bazar de Caridad. Este año han logrado recaudar más de 3 millones 600 mil coronas, suma equivalente a más de 116 mil euros, que ha sido repartida entre los más necesitados.

Los asistentes al Bazar de Caridad de las Damas Diplomáticas piden ayuda a comerciantes y patrocinadores de sus respectivos países con residencia en la República Checa. La donación se puede realizar en dos formas, ya sea como donación económica o bien de especies, según nos informó Soledad Oyarzún Marchesi, esposa del Embajador de España.

"En el caso de España es desde aceite de oliva, naranjas hasta productos de artesanía típica española para que luego se puedan vender. En el caso de España, todos los productos son donados al cien por cien con lo cual luego no tenemos que devolver nada de los ingresos que hemos recibido. Luego hemos tenido países de América Latina que han participado, como Perú, Uruguay, Argentina, México, y ellos se ponen en contacto con las empresas de sus países".

Este año han sido 31 las instituciones a las que se han donado los recursos conseguidos en el Bazar de Caridad de las Damas Diplomáticas. Al escoger a los beneficiados se han seguido varios criterios.

"Primero hemos tenido la lista de instituciones a las que se ha donado en años anteriores. Y sobre esa lista hemos hecho un estudio y se ha ido deduciendo cuáles tenían más necesidad. Esto lo hemos hecho visitando todas las diferentes instituciones que creíamos que necesitaban fondos este año. Cualquier país o cualquier persona que vea que hay o conozca una institución que tiene necesidad nos la puede proponer y nosotros la estudiamos", expresó la esposa del Embajador de España.

La señora Oyarzún Marchesi, en concreto, ha propuesto para la donación la iglesia de Santo Tomás, en Praga, que desarrolla proyectos de carácter social.

"También les hemos dado una donación en el aspecto cultural ya que carecen de todos los recursos para rehabilitar el claustro de la iglesia. Luego ellos me han recomendado tres orfanatos, y también a través de ellos nos hemos puesto en contacto con Cáritas para poder donar dinero a las víctimas de las indundaciones porque queríamos dar una cantidad más importante a una organización que dar a varias", indicó Soledad Oyarzún Marchesi.

10-02-2003