Cuba puso en libertad a ciudadanos checos

06-02-2001

El diputado Ivan Pilip y el ex líder estudiantil Jan Bubenik fueron puestos en libertad y abandonaron Cuba después de permanecer más de tres semanas en prisión preventiva. Contra los ciudadanos checos se habían levantado cargos por supuestas actividades contrarrevolucionarias.

Con la liberación de los ciudadanos checos Ivan Pilip y Jan Bubenik se puso fin a un caso que incrementó las fricciones entre Praga y La Habana, deterioradas tras la Revolución de Terciopelo de 1989 que puso fin al comunismo en la hoy desaparecida Checoslovaquia.

El año pasado la República Checa criticó ante la ONU la violación de los derechos humanos en la Isla, lo que despertó la ira del régimen cubano provocando tensión entre los dos países que mantienen tensas relaciones diplomáticas.

En una reunión en la Cancillería cubana, con la asistencia de diplomáticos de Suecia, Chile, Gran Bretaña y el Secretario general de la Unión Interparlamentaria, Anders Johnsson, los ciudadanos checos reconocieron que por desconocimiento habían violado las leyes cubanas al reunirse con disidentes. Los documentos firmados por Pilip y Bubenik fueron suministrados el lunes por el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Felipe Pérez Roque.

Al conocer la noticia, el portavoz presidencial dijo que el presidente Václav Havel comentaría lo ocurrido después de reunirse con Pilip y Bubenik, no obstante no dio más detalles al respecto.

Por su parte, el presidente del Senado, Petr Pithart, quien regresó el sábado de La Habana, aseguró que la noticia no le había sorprendido "ya que de Cuba había regresado con ciertas señales que le indicaban que su misión había sido exitosa".

En un principio el régimen cubano había dicho que los checos efectuaban una misión dirigida por la organización norteamericana Freedom House, durante la cual debían contactar a opositores al gobierno de Cuba y obtener informaciones sobre la situación política, económica y social de la Isla.

06-02-2001