Cuatro inculpados por intento de asesinato a niña gitana

14-08-2009

Cuatro personas han sido inculpadas por el ataque con cócteles molotov en abril a la casa de una familia gitana que dejó malherida a una niña de menos de dos años en la localidad de Vítkov, al este del país.

La casa de la familia de Natalka tras el incendio, foto: ČTKLa casa de la familia de Natalka tras el incendio, foto: ČTK Intento de asesinato por motivos raciales a varias personas, entre ellas una menor, es el cargo al que se enfrentan los cuatro imputados por el ataque incendiario de hace cuatro meses a una familia de Vítkov. La policía arrestó el miércoles a 12 personas entre los 20 y los 30 años, entre ellas tres mujeres. La investigación no ha podido hallar pruebas concluyentes contra ocho de estas personas, pero sí para cuatro de ellas.

Lubomír Metvar, de la policía regional de Moravia-Silesia, anunció el viernes que hay pruebas de que se encontraban en el lugar el pasado 19 de abril y se enfrentan a penas hasta los 15 años de cárcel. Metvar aportaba más información sobre los imputados en rueda de prensa.

“Alguno de los individuos arrestados tenía antecedentes penales. Alguno de los cuatro inculpados ha reconocido los hechos, y han declarado su arrepentimiento, y otros no han reconocido los hechos”.

Mientras uno esperaba al volante del auto en el que huyeron, los otros tres lanzaron sendos cócteles molotov contra la vivienda en la que dormía la numerosa familia. Tres personas sufrieron quemaduras, siendo la pequeña Natalka la que se llevó la peor parte con quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo. Aunque los médicos no pensaron en un principio que la niña pudiera sobrevivir, hace una semana que decidieron despertarla del coma inducido. Hay motivos para el optimismo, pero a la menor le esperan muchas operaciones, dicen los médicos que la atienden en el hospital de la ciudad de Ostrava.

La policía hasta hace poco decía no tener pistas sobre los atacantes, aunque estaban convencidos del móvil racista. Anna Siváková, madre de Natalka, recibió con satisfacción la noticia de los arrestos y espera que se haga justicia con los culpables.

La familia de Natalka, foto: ČTKLa familia de Natalka, foto: ČTK “Después de tanto tiempo ya no esperábamos que arrestaran a nadie. Ahora sé que alguien va a ser condenado. Tendremos a quién señalar por lo que nos hizo, a quienes hirieron a mi hija. Mi hija sufrirá las secuelas mientras viva. Lo mismo les deseo a ellos. Tienen que ser castigados.”

En los últimos años se han repetido los ataques con cócteles molotov a viviendas de gitanos en la República Checa. El ministro de Interior, Martin Pecina, ha prometido volver a intentar en septiembre la ilegalización de la formación neonazi más peligrosa del país, el Partido Obrero, que no se ha logrado en anteriores ocasiones.

El caso de Natalka provocó un gran movimiento de solidaridad en la sociedad checa para con la familia. El ayuntamiento de Vítkov les prometió una casa que reemplazará a la que perdieron en el ataque, aunque cuatro meses después aún no han podido mudarse a ella.

14-08-2009