Crece la tensión entre los partidos del Gobierno

18-01-2011

Aumenta la tensión entre las formaciones del Gobierno. El Partido Cívico Democrático critica el procedimiento para la elección del nuevo presidente de la Policía, mientras que Asuntos Públicos denuncia ambigüedades en el funcionamiento del Ministerio del Interior durante la gestión anterior.

Oldřich MartinůOldřich Martinů La dimisión del presidente de la Policía, Oldřich Martinů, forzada por el Partido Asuntos Públicos (VV) desató una ola de enfrentamientos con el Partido Cívico Democrático (ODS).

La crisis gubernamental fue superada tras alcanzar un compromiso auspiciado por el presidente de la República, Václav Klaus. No obstante, la tensión se ha vuelto a apoderar de las relaciones entre los gobernantes de turno.

Los cívico-demócratas acusan al líder de Asuntos Públicos, Radek John, quien a la vez es ministro del Interior, de convocar un concurso con un resultado conocido de antemano, según nos cuenta Jan Vidím de la Comisión Parlamentaria para la Seguridad.

Viktor Čech, foto: ČT24Viktor Čech, foto: ČT24 “Se trata de una secreto a voces. Ya está decidido desde hace mucho tiempo atrás que el nuevo presidente de la Policía será Viktor Čech”, indicó el político.

Mientras que el Partido Cívico Democrático sostiene que Čech es un hombre muy cercano al ministro del Interior John, éste forzó la dimisión del ex presidente de la Policía por sus vínculos con el antiguo jefe de dicha cartera, el cívico-demócrata Ivan Langer.

Las acusaciones entre partidos están a la orden del día y todo indica que esta guerra sin cuartel dañará la imagen del Gobierno de coalición.

Ivan Langer y Petr NečasIvan Langer y Petr Nečas Asuntos Públicos sacó a la luz una serie de cuestiones que eclipsarán a los cívico-demócratas. Un control efectuado en el Ministerio del Interior demuestra que durante la gestión del ex ministro Ivan Langer hubo tráfico de influencias a la hora de presentar licitaciones públicas.

La empresa de lavandería encargada de lavar y limpiar los uniformes de los policías, con ganancias de dos millones de euros, surgió dos meses antes de darse a conocer la licitación y es propiedad de una persona cercana al antiguo ministro Ivan Langer, se dice en el informe.

El Partido Cívico Democrático devolvió el golpe y pide ahora al ministro de Transportes Vít Bárta, antiguo dueño de la agencia de seguridad ABL, que explique las actividades de espionaje contra políticos, según insistió Miroslava Němcová, vicepresidenta de la formación.

Vít Bárta, foto: Archivo del Gobierno checoVít Bárta, foto: Archivo del Gobierno checo “El Consejo Ejecutivo del Partido Cívico Democrático pide al ministro de Transportes que explique a la opinión pública porqué la Agencia ABL espió a miembros de dicho partido”, recalcó Němcová.

Hasta el momento el ministro Bárta, del partido Asuntos Públicos, ha guardado silencio, ha estado ganando tiempo, pero dio a entender que esta semana convocará a una rueda de prensa para explicar lo ocurrido.

Los medios de comunicación se han convertido en la plataforma preferida de los políticos para ventilar sus diferencias y problemas.

Entretanto, los representantes de la oposición, socialdemócratas y comunistas, siguen con atención las peleas y el prematuro desgaste del oficialismo, y de vez en cuando aportan su granito de arena, porque parecen decir que cuando los necios hacen la fiesta los listos la celebran.

18-01-2011