Costa Rica extraditó a prófugo de la Justicia checa

17-10-2011

Las autoridades de Costa Rica extraditaron a un ex funcionario del Ministerio de Finanzas checo requerido por la Justicia. Karel Ponocný fue condenado en ausencia por un tribunal de Praga a 7 años de prisión por una estafa de más de un millón dólares.

Karel Ponocný, foto: ČTKKarel Ponocný, foto: ČTK Respondiendo a una solicitud de captura internacional, la Policía costarricense arrestó hace dos años al ciudadano checo Karel Ponocný, residente en ese país.

En declaraciones al canal de televisión Teletica, la ministra del Interior del país centroamericano, Janina del Vecchio, se refirió entonces a los cargos que ameritaron la búsqueda y captura de Ponocný en Costa Rica.

“Se dice que él (Ponocný) se dejó fondos que había recibido la República Checa en 1996 del Gobierno de Perú”, indicó la antigua ministra.

Karel Ponocný y un cómplice se apoderaron de más de un millón de dólares que habían tramitado como parte de una supuesta deuda de Perú con la República Checa.

Ponocný se trasladó a Costa Rica en 2005. Obtuvo el permiso de residencia tras contraer matrimonio con una ciudadana local. Investigaciones posteriores sacaron a la luz que a pesar de que no trabajaba vivía en un barrio de lujo de la capital costarricense.

Antes de dirigir un departamento en el Ministerio de Finanzas, Ponocný trabajó en un banco estatal, por lo que conocía al dedillo los trámites indispensables a la hora de tratar asunto relacionados con los dineros que otros países deben a Chequia. De acuerdo con el sitio de Internet Aktualne.cz, Perú había pagado la deuda contraída con Chequia, pero Ponocný sustrajo el dinero y se fugó del país.

Jiří PospišilJiří Pospišil El ministro de Justicia checo, Jiří Pospišil, saludó el hecho de que entre Praga y San José existe un estrecha y fructífera cooperación en el campo del derecho penal internacional.

La tardanza en la entrega de Ponocný respondió a que el prófugo presentó una serie de apelaciones ante los tribunales de Costa Rica. Y en su último intento por evitar o prolongar al máximo su regreso a Chequia pidió asilo político, solicitud que por ley tuvieron que atender los tribunales a sabiendas de que se trataba de una maniobra para ganar tiempo. Karel Ponocný fue entregado a la Justicia checa a finales de la semana pasada.

17-10-2011