Continúa en Chequia la lucha contra el tabaco en los lugares públicos

21-07-2014

El tabaco vuelve a la mirilla de un grupo de diputados checos que proponen que se prohíba fumar en restaurantes y bares. Esta vez se trata de legisladores del movimiento ANO que desean sacar por completo el humo de cigarrillo de los lugares donde se come y bebe.

Foto: ČT24Foto: ČT24La República Checa no ha conseguido aprobar desde hace años una directiva que elimine de manera definitiva el humo de cigarrillo de restaurantes y bares.

La normativa actual exige, por ejemplo, que los restaurantes ofrezcan espacios separados para fumadores y no fumadores. En la práctica la medida es insatisfactoria ya que muchas veces los no fumadores tienen recintos menores y de peores condiciones.

El diputado Radek Vondráček, del gubernamental movimiento ANO, sostiene su propuesta de enmienda a la ley es muy sencilla.

Radek Vondráček, foto: archivo de Parlamento ChecoRadek Vondráček, foto: archivo de Parlamento Checo “Para acabar con el tabaco lo único que necesitamos es agregar al texto de la ley existente que está terminantemente prohibido fumar en el interior de todos los recintos destinados al consumo de alimentos y bebidas”.

El ministro de Salud, Svatopluk Němeček, saludó la iniciativa del legislador e indicó que esperaba que más diputados respalden la propuesta. Advirtió no obstante que prefiere esperar a que se dé luz verde a una propuesta de ley más compleja que está elaborando su cartera y que puede empezar a regir en 2016.

El diputado Vondráček insiste en que la aprobación de su propuesta de enmienda ofrece una gran ventaja y es que la prohibición empezaría a regir en unos seis meses.

De acuerdo con un estudio de la Comisión Europea, la República Checa es el país con leyes más blandas en la lucha contra el tabaco. En un total de 14 países de la Unión Europea está rotundamente prohibido fumar en lugares públicos ya sea abiertos o bajo techo. Destacan entre ellos, por ejemplo, Francia, Grecia, Gran Bretaña y España.

Foto: Filip JandourekFoto: Filip JandourekEn la República Checa mueren anualmente 18.000 personas víctimas del tabaco. Los dueños de bares y restaurantes insisten en que la ley antitabaco va en contra de la economía de mercado. Están convencidos de que sus ganancias bajarán a partir del momento en que prohíban a sus clientes fumar.

El presidente de la Asociación de restaurantes, Václav Stárek, critica la enmienda a la ley antitabaco y asegura que se trata de un asunto que depende de la oferta y la demanda del mercado por lo que los políticos no deben tomar decisiones al respecto.

Stárek considera que la directiva actual, que permite al cliente escoger entre un local para fumadores o todo lo contrario, es más lógica que una prohibición general.

21-07-2014