Conductora de autobús, una profesión muy popular entre las mujeres checas

30-11-2015

Conducir un autobús ha dejado de ser un privilegio de los hombres. En la República Checa trabajan en esta profesión centenares de mujeres y su número crece constantemente, tanto en las líneas urbanas como en las rutas de larga distancia. Las empresas de transportes respaldan este fenómeno y afirman que las mujeres al volante son más cautelosas que los hombres.

Foto ilustrativa: Kristina Lamperová, ČRoFoto ilustrativa: Kristina Lamperová, ČRo La igualdad de género es un tema que se hace presente en los más diversos sectores de la sociedad. Las mujeres llegan a desempeñar cada vez en mayor medida profesiones que antaño eran consideradas típicamente masculinas. Actualmente hay mujeres electricistas, ingenieras civiles, albañiles, así como mujeres piloto y conductoras de autobús.

Las empresas de transporte nacionales respaldan este nuevo fenómeno ya que, según sostiene Milan Kovář, gerente de una de esas empresas, las mujeres tienen un alto valor añadido.

”Los pasajeros nos contactan con frecuencia y alaban a las mujeres conductoras de autobús. Dicen que manejan con gran cautela y tienen mucha paciencia y buen trato con los pasajeros”.

Foto: Archivo de Radio PragaFoto: Archivo de Radio Praga En vista de la buena experiencia con las mujeres conductoras profesionales y la positiva reacción de parte de los usuarios del transporte en autobús tanto urbano como a larga distancia, las compañías de transportes están interesadas en una mayor cantidad de mujeres al volante. En los últimos tres años el número de las chóferes de bus profesionales aumentó en un 25%.

Martina Bydžovská maneja un autobús de transporte municipal en la ciudad de Trutnov, en el norte de Bohemia. Afirma que a esta profesión se dedica desde hace sólo un par de meses, pero que le gusta mucho.

”En cierto momento me di cuenta de que los autobuses ya no los manejan sólo hombres y decidí probar también suerte. Me presenté a los exámenes necesarios y en junio de este año comencé a trabajar de chofer de autobús en la ciudad de Trutnov. A veces se suben al bus personas ebrias, especialmente en horas de la noche, pero hasta el presente no tuve mayores problemas y el trabajo me gusta”.

Lenka Svobodová, de la ciudad de Dvůr Králové nad Labem, tiene una mayor experiencia con la profesión de chófer de autobús, ya que se dedica a ella desde hace tres años. Sostiene que algunas reacciones de los pasajeros son divertidas.

Foto ilustrativa: Václav Malina, ČRoFoto ilustrativa: Václav Malina, ČRo ”Una vez se subió a mi autobús una señora de edad y, al verme, se detuvo en la escalera y exclamó con temor: ¡Ah, una mujer al volante! Espero que maneje con cuidado. Tengo cuatro nietos y espero poder estar con ellos algún tiempo”.

Entre las compañías de transporte de personas nacionales que ofrecen trabajo a mujeres conductoras profesionales figura Arriva, una de las mayores de su tipo en el país. Actualmente trabajan para ella unos 2.700 hombres y unas 500 mujeres como chóferes profesionales, pero su gerencia confía en que su número continuará aumentando. Para conseguir ese objetivo, la compañía ofrece diferentes ventajas a las mujeres conductoras madres de familia, como por ejemplo jornada laboral reducida.

30-11-2015