Comienza en Suiza el juicio contra 6 checos acusados de lavar 560 millones de euros

13-05-2013

La Justicia suiza ha iniciado el juicio contra los siete directivos de la empresa Mostecká Uhelná, seis checos y un belga, que presuntamente lavaron en la república helvética un mínimo de 560 millones de euros. El Estado checo participará en el juicio en calidad de afectado.

Tribunal federal en Bellinzona, Suiza, foto: ČTKTribunal federal en Bellinzona, Suiza, foto: ČTK Siete altos directivos de la empresa carbonera checa Mostecká Uhelná, seis checos y un belga, se sientan desde este lunes en el banquillo frente a la Justicia suiza, acusados de una gran operación de lavado de dinero que implica, como mínimo, unos 560 millones de euros.

Se trata presuntamente de fondos obtenidos ilegalmente y lavados a través de varias entidades bancarias en Suiza para ser utilizados en la compra de Mostecká Uhelna. Esta empresa de extracción de carbón surgió en 1993 tras la fusión de tres empresas públicas y su posterior privatización. Según las acusaciones, los implicados, que ya entonces trabajaban en la empresa, desviaron a Suiza el dinero que Mostecká Uhelná tenía reservado para la reparación de daños medioambientales. Luego utilizaron ese mismo dinero para comprar la empresa al Estado.

Ondřej Jakob, foto: ČTOndřej Jakob, foto: ČTEl delito que juzgará la Justicia suiza es sin embargo solamente de blanqueo de dinero, ya que este fue el único crimen cometido en su territorio. El Estado checo participará en el juicio en calidad de perjudicado, como declaró el portavoz del Ministerio de Finanzas, Ondřej Jakob.

“Vamos a tener allí a nuestros representantes, a nuestros abogados, que van a estar pendientes de todo el proceso judicial y de la situación en general. Básicamente nuestra posición es la de afectados”, señaló.

Así que mientras la cuestión del blanqueo de dinero se dirime en Suiza, en la República Checa toca establecer el resto de las responsabilidades de los directivos de Mostecká Uhelná.

Foto ilustrativa: Filip JandourekFoto ilustrativa: Filip Jandourek El proceso de adquisición de la empresa carbonera siempre había presentado puntos oscuros, y de hecho la Policía checa inició ya una investigación en 2003, que se cerró sin mayores consecuencias. El caso se reabrió en 2010 y actualmente la Justicia checa trata de probar los delitos de abuso de información en operación comercial y estafa en proceso de privatización.

No obstante de momento no ha habido resultados y de hecho un fiscal suizo declaró en una entrevista que la parte checa en lugar de ayudar a esclarecer el caso se ha dedicado más bien a obstaculizarlo.

En cualquier caso la investigación llevada a cabo por la Fiscalía suiza arroja nueva información acerca de aquella privatización. Los movimientos de dinero están ya totalmente descritos e invitan a suponer que los directivos de Mostecká Uhelná usaron parte de los fondos para sobornar a políticos y funcionarios del Estado. El propósito habría sido obtener un precio más barato tanto en la primera privatización como en una posterior compra del resto de acciones propiedad del Estado que tuvo lugar en 1998.

Uno de los acusados, Petr Kraus, foto: ČTKUno de los acusados, Petr Kraus, foto: ČTKSegún la instrucción del sumario, unos siete millones de euros fueron a parar a personajes relacionados con el entonces gobernante Partido Socialdemócrata, concretamente al lobbista Pavel Musela, al encargado de marketing de la Socialdemocracia Jiří Martínek y al entonces secretario general del Ministerio de Industria y Comercio Robert Sýkora.

En el juicio que acaba de comenzar en Suiza el Estado checo tratará de recuperar 280 millones de euros, la cantidad que calcula le hicieron perder los acusados. En los bancos suizos que utilizaban los directivos implicados hay bloqueados unos 560 millones de euros, aunque se sospecha que la cantidad total que pasó por el proceso de blanqueo puede ser más del doble.

13-05-2013