Cien años de diplomacia

El ministro de RR.EE. de la República Checa, Tomáš Petříček y su homólogo de Eslovaquia, Miroslav Lajčák, inauguraron una Conferencia Internacional dedicada al centenario de la diplomacia checoslovaca.

Con motivo del Centenario del surgimiento de Checoslovaquia, que se celebra este 28 de octubre, el Ministerio de RR.EE. celebró una conferencia internacional para recordar el importante papel de los diplomáticos que ayudaron a que la comunidad internacional reconociera a la entonces joven república.

El ministro de RR.EE. checo, Tomáš Petříček, hizo énfasis en que para entender los éxitos alcanzados por el Servicio Exterior es fundamental viajar a sus inicios.

“Recordar el centenario de la diplomacia checa es regresar a las raíces. Nos hace reflexionar sobre el éxito alcanzado por la representación checa y eslovaca en el exterior después de la Primera Guerra Mundial. Nos lleva a meditar sobre el funcionamiento de nuestra diplomacia 20 años después cuando se situó al borde de un nuevo conflicto mundial”.

Los diplomáticos en los tiempos del totalitarismo

Tomáš Petříček, foto: ČTK/Deml Ondřej Tomáš Petříček, foto: ČTK/Deml Ondřej Los diplomáticos checoslovacos atravesaron momentos muy complicados y de gran tensión a lo largo de la historia del país. Ya fuera durante el nazismo, el comunismo y la posterior orientación del país a partir del triunfo de la libertad y la democracia, subrayó Petříček.

“Analizaremos el papel de la diplomacia después de 1945, cómo se trabajó en el Servicio Exterior durante el régimen comunista. Cuáles fueron los cambios de nuestra diplomacia después de 1989 y de qué manera Chequia y Eslovaquia, después de la partición del país, se integraron a la Unión Europea y la OTAN”.

Todo un acto de coraje

En su intervención el ministro de RR.EE. de Eslovaquia, Miroslav Lajčák, se refirió a la valentía de los políticos y diplomáticos checoslovacos que se lanzaron a la aventura de crear una república independiente después de la Primera Guerra Mundial.

 Miroslav Lajčák, foto: EU2016 SK, Flickr, CC0 1.0 Miroslav Lajčák, foto: EU2016 SK, Flickr, CC0 1.0 “La declaración del surgimiento de Checoslovaquia después de la guerra fue un acto revolucionario, que requirió de mucho coraje y representó un gran desafío. El papel de los diplomáticos fue fundamental, porque tuvieron que maniobrar entre los intereses de las potencias y los intereses nacionales”.

La declaración de la República Checoslovaca fue el primero de una serie de pasos que esperaban a políticos y diplomáticos del nuevo país, que se toparían con nuevos desafíos internacionales, matizó el ministro Lajčák.

“Fueron precisamente los diplomáticos los que trabajaron a favor de la continuidad de Checoslovaquia, y en busca de reconocimiento y apoyo internacional en la renovación de la república. Me siento orgulloso de que en esa tarea desempeñaran un papel significativo los diplomáticos eslovacos en el Servicio Exterior checoslovaco”.

El papel de la Diplomacia Pública

La idea de la celebración de la Conferencia sobre el Centenario de la Diplomacia checoslovaca fue un impulso surgido en el Departamento de Diplomacia Pública, tal y como informara la directora del mismo, Eva Dvořáková.

Sobre los detalles de la conferencia que contó con la participación del Cuerpo Diplomático acreditado en Chequia, especialistas en política exterior y periodistas nos habló el diplomático Ivan Dubovický.

Foto: Daniel Diaz Bardillo, Pixabay / CC0Foto: Daniel Diaz Bardillo, Pixabay / CC0 “Aquí en el Ministerio constatamos que nosotros también tenemos un importante aniversario muy cercano a la diplomacia, a la política exterior. Se trata del Centenario de la diplomacia checoslovaca”.

Dubovický recalcó que la conferencia ha buscado hacer un recorrido por los momentos más importantes de la centenaria historia de la diplomacia checoslovaca, así como checa y eslovaca.

“Con esta conferencia tratamos de recordar los principales hitos de la historia de la diplomacia checoslovaca. Desde sus inicios hasta aquellos momentos críticos como, por ejemplo la firma del Pacto de Múnich, los acontecimientos en torno a la liquidación de la diplomacia checoslovaca tras la ocupación nazi. Fue un momento en el que la diplomacia y los diplomáticos fueron los únicos portadores del Estado checoslovaco”.

El ministro de RR.EE. checo, Tomáš Petříček, subrayó la importancia de la diplomacia en los países sucesores de Checoslovaquia, esto quiere decir Chequia y Eslovaquia.

Praga y Bratislava mantienen relaciones bilaterales extraordinarias y se respaldan y complementan en diferentes foros regionales e internacionales, y como países socios y aliados dentro de la Unión Europea y la OTAN.