Chequia se defiende ante la UE de las acusaciones de reparar la autopista D1 por un precio desproporcionado

07-04-2014

La Dirección de Carreteras y Autopistas de la República Checa ha hecho frente a las acusaciones del Parlamento Europeo de que las obras de reconstrucción de la autopista D1 tienen un precio superior al razonable. Si Chequia no consigue convencer a los eurodiputados podría perder la subvención de Bruselas para las obras.

La autopista D1, foto: ČTKLa autopista D1, foto: ČTK La autopista D1, que une Praga con Brno, pasa por una intensa modernización desde el año pasado que amenaza con dar problemas a los automovilistas como mínimo hasta el año 2050. Ahora, además, los costos podrían dispararse, ya que el Parlamento Europeo considera que el precio del primer conjunto de obras es demasiado elevado para ser realista y pide un análisis que lo justifique. En juego hay subvenciones europeas por valor de 18 millones de euros.

Jan Kroupa, foto: ČT24Jan Kroupa, foto: ČT24 El problema, descrito en el periódico Mladá Fronta Dnes, no consta sin embargo para la Dirección de Carreteras y Autopistas, que asegura que nadie les ha demandado ningún tipo de documentación. Aun así el organismo afirma que posee los datos que justifican todos los costes y demuestra que son proporcionados.

Uno de los factores es la cimentación de la autopista, ya que se ha optado por excavar a una profundidad de entre 50 y 70 centímetros y superponer diversas capas de grava, hormigón y cemento. Según el vicepresidente de la Dirección, Jan Kroupa, esta técnica es preferible a la fragmentación, más barata.

Foto: ČT24 y la Dirección de Carreteras y Autopistas de la República ChecaFoto: ČT24 y la Dirección de Carreteras y Autopistas de la República Checa “Si hablamos de una base de cemento y hormigón, su vida útil es de 30 años, más si se somete a un mantenimiento apropiado. La fragmentación, por su parte, tiene una vida útil que depende del tipo de terreno. Hablamos de 10, 12 o 15 años. Además, en este caso iríamos contra todas las normas y reglamentos, porque en la D1 tenemos un tráfico muy intenso de vehículos de transporte pesados”, explicó.

La polémica ha estallado con el inicio de las obras en tercer tramo de la D1 en ser reconstruido totalmente, el que va del kilómetro 41 al 49 de la autopista, concretamente entre las localidades de Šternov y Psáře. Los automovilistas tienen a su disposición solo los cuatro carriles de una de la vías, que se usarán en ambos sentidos, como en una carretera convencional, mientras que la otra vía está siendo totalmente levantada.

La autopista D1, foto: ČTKLa autopista D1, foto: ČTK La D1, de 377 kilómetros de longitud, hace tiempo que no cumple las condiciones para el elevado número de vehículos que la utilizan. La modernización de la vía permitirá a largo plazo una mejor comunicación entre las dos mayores ciudades de la República Checa.

07-04-2014