Chequia respalda la participación de la OTAN en Libia

21-03-2011

El Ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa, Karel Schwarzenberg, anunció que la República Checa apoya la eventual participación de la OTAN en Libia. Insistió, no obstante, en que Chequia no se sumará a los operativos militares.

Los rebeldes de Bengasi, Libia, foto: ČTKLos rebeldes de Bengasi, Libia, foto: ČTK El ex presidente checo Václav Havel fue el primero, a nivel nacional, en mencionar la necesidad de intervenir militarmente en Libia. Fue criticado por el presidente de la República, Václav Klaus, quien de manera áspera recordó que son muchas las cosas en las que no coincide con Havel y que atacar a Gadafi era una más.

El propio ministro de Relaciones Exteriores, Karel Schwarzenberg, dijo que daba la impresión de que al ex presidente Havel le faltaba información suficiente.

Tras la ofensiva internacional contra el régimen libio el ministro Schwarzenberg declaró que Praga respaldará la participación de la OTAN en operaciones armadas contra Gadafi.

Karel Schwarzenberg, foto: ČTKKarel Schwarzenberg, foto: ČTK “Resultó indispensable esperar que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución, porque es necesario que respetemos el Derecho Internacional”, sostuvo el ministro.

Schwarzenberg no descartó la eventual participación de unidades especiales checas en caso de que el régimen de Gadafi utilice armas químicas o bacteriológicas.

Los políticos y los militares descartan que efectivos de las Fuerzas Armadas checas participen directamente en los combates en Libia, pero el embajador checo en la OTAN, Martin Povejšil, recordó que Chequia como miembro de la Alianza Noratlántica tendrá a sus representes a otro nivel.

“Nuestros expertos militares forman parte de la estructura de mando. No debemos olvidar que nuestros especialistas trabajan también en diferentes programas, como por ejemplo en el de los aviones que utilizan el sistema AWACS, para el monitoreo de movimientos en determinado territorio”, recordó el diplomático.

Entretanto, el ministro de Defensa, Alexander Vondra, dijo el viernes que las Fuerza Aérea checa no participará en las misiones militares en Libia, porque los aviones Gripen no son aptos para ese tipo de misiones. Por su parte, el alto mando de la OTAN debate sobre cuál será su papel en la ofensiva internacional contra el dictador libio Muamar Gadafi.

21-03-2011