Chequia registra el mes de marzo con menos desempleo en 22 años

El desempleo en la República Checa sigue manteniendo una tendencia positiva y vuelve a bajar hasta el 3%.

La Oficina de Empleo, foto: ČT24La Oficina de Empleo, foto: ČT24 La República Checa sigue gozando de la tasa de desempleo más baja de la Unión Europea. Según informó la Oficina de Empleo esta semana, la tasa de paro bajó en el último mes hasta el 3%. Se trata de la cifra más baja para marzo desde hace 22 años.

En concreto, hay 227 000 personas que buscan trabajo, mientras que sube el número de puestos de trabajo libres, cuya cifra ronda ahora los 340 000.

No obstante, no todos los empleadores comunican cada uno de los puestos libres de los que disponen, por lo que probablemente la cifra sea mucho mayor, como apunta para la Radiodifusión Checa Jaroslava Rezlerová, directora general para Chequia de la empresa de empleo Manpower.

Jaroslava Rezlerová, foto: Archivo de ManpowerJaroslava Rezlerová, foto: Archivo de Manpower “La oferta de trabajo es seguro más alta, las oficinas de empleo recogen las estadísticas, pero desde hace tiempo los empleadores tienen menos obligaciones a la hora de informar de los empleos. Así que yo diría que la demanda puede ser un 20% o un 25% mayor”.

En cualquier caso, la diferencia entre desempleados y puestos libres alcanza en la República Checa ahora mismo unas cotas de récord, y en muchos sectores es un problema encontrar trabajadores.

Uno de los sectores donde las empresas más sufren de la falta de empleados es en el sector agrícola, como explica Josef Stehlík, alcalde de Chodouň y presidente de la Asociación de Agricultura Privada de la República Checa.

Foto ilustrativa: PublicDomainImages, Pixabay / CC0Foto ilustrativa: PublicDomainImages, Pixabay / CC0 “En este sector es más difícil en este momento conseguir trabajadores temporales, es decir, los que trabajan por temporadas en diferentes cultivos, así como también son necesarios los trabajadores que se dedican a empleos relacionados con productos animales, como ordeñar vacas o cuidar de los animales”.

El sector agrícola, al tener unas condiciones más difíciles y sueldos más bajos que otras profesiones, está teniendo dificultades para atraer a nuevos trabajadores. Una solución cada vez más realista es la de dar estos puestos de trabajo a personas de terceros países, tal y como señala Rezlerová.

“Conseguir empleados en el sector agrícola es más complicado, las empresas del sector tienen una competencia difícil. Están creciendo los sueldos, entonces existen oportunidades, pero creo que se va a solucionar más bien con personas de terceros países”.

Josef Stehlík, foto: Jana Přinosilová, Archivo de ČRoJosef Stehlík, foto: Jana Přinosilová, Archivo de ČRo Estas empresas intentan mejorar los sueldos, pero parece que se están acercando a su techo, por lo que en un segundo paso recurren a trabajadores extranjeros.

Sin embargo, algunos empresarios comienzan a plantearse la automatización de muchos procesos, ya que ello les permitiría producir lo mismo empleando a menos personas. Pero como dice Stehlík, no todo son ventajas, pues las máquinas son caras y necesitan operarios muy cualificados.

“Esto conlleva que el personal que vigila las máquinas o trabaja con ellas tenga una buena instrucción técnica para poder usarlas adecuadamente, porque es un equipamiento caro”.

Foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoFoto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo Si echamos la vista atrás, la escasez de trabajadores derivada del bajo desempleo es aún más sorprendente. En 2013, buscaban empleo en la República Checa 629 000 personas, casi tres veces más que las 227 000 actuales. En el mismo periodo, el número de puestos de trabajo libres se ha multiplicado por nueve.

De acuerdo con los últimos datos, a nivel de regiones, la tasa de desempleo más baja de Chequia se registró en Praga, con un 1.9%.