Chequia recibirá a un nuevo grupo de inmigrantes

19-05-2016

Un grupo de 88 refugiados sirios, procedentes de Turquía, será acogido por la República Checa de aquí a septiembre. Praga se comprometió el año pasado a recibir a unos 400 inmigrantes que se encuentran en los centros para refugiados fuera de la Unión Europea.

Foto: ČTKFoto: ČTK Praga cumple su compromiso de acoger a un determinado número de refugiados en su territorio. Según sostuvo Milan Chovanec, ministro del Interior, su cartera pidió al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados que propusiera a eventuales candidatos de entre los refugiados sirios que en los próximos meses podrían trasladarse a la República Checa para quedarse a vivir aquí.

”Nos hemos dirigido a la ONU, ya que nuestros colegas de Turquía no nos han enviado hasta el presente la documentación necesaria. Estamos esperando ahora que nos propongan a personas concretas para iniciar los trámites”.

Tras llegar a la República Checa, los inmigrantes sirios deberán estar unos meses en un centro de acogida, donde se les enseñará checo, y conocerán las costumbres, historia y cultura de este país, para luego adaptarse mejor a la realidad cotidiana.

Milan Chovanec, foto: Filip Jandourek, ČRoMilan Chovanec, foto: Filip Jandourek, ČRo El ministro Chovanec agregó que, sin embargo, es imposible garantizar que los sirios se quedarán en Chequia, y no querrán irse de aquí a otro país, como ocurrió en el caso de los inmigrantes de Irak que recibieron asilo en los últimos meses en la República Checa. Más de la mitad de los iraquíes se fue de este país: 25 personas rechazaron el asilo checo y lo solicitaron en Alemania, y otras 24 regresaron a Irak. Como dijo Chovanec, no se puede obligar a alguien que se quede en un lugar si él mismo no lo quiere.

Al mismo tiempo, Chequia continúa rechazando el sistema de cuotas obligatorias para la repartición de inmigrantes, impuesto por Bruselas. Según éste, antes del año 2017 deberían ser acogidos en la República Checa 1591 inmigrantes que se encuentran actualmente en los centros de acogida en Grecia e Italia. En total unos 120.000 refugiados deberían ser redistribuidos entre los países de la Unión Europea. El ministro del Interior checo, Milan Chovanec, calificó las cuotas de un mero experimento.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”Nadie nos puede obligar a tomar parte en ese experimento. Nosotros no dejaremos entrar a nuestro territorio a personas sin conocer previamente sus antecedentes penales y sin verificar que esa persona no representa una amenaza para la sociedad, para la seguridad del país. Lamentablemente, los puntos de registro de migrantes no son capaces de comprobar esos antecedentes”.

En el marco de programas de ayuda humanitaria, la República Checa acogió en su territorio durante los últimos años a ciudadanos de países como Uzbekistán, Cuba y Birmania, en total 25 familias. Desde los años 90 Praga promueve asimismo un programa especial de repatriación dirigido a ciudadanos de origen checo de los países de la antigua Unión Soviética y Mongolia.

19-05-2016