Chequia prolonga la restricción de movimiento para reducir la expansión del coronavirus

31-03-2020

El Gobierno checo ha decidido prolongar las restricciones a la libertad de movimiento en todo el país hasta el 11 de abril. Se trata de una de las medidas más drásticas contra la propagación del nuevo coronavirus vigente desde el 16 de marzo en Chequia.

Foto: ČTK / Michal KrumphanzlFoto: ČTK / Michal Krumphanzl Con la llegada de la primavera y los días soleados se hace más difícil permanecer en casa. Los checos con fuertes restricciones de movimiento por el coronavirus esperaban noticias halagüeñas este lunes, pero las cifras indican que el número de infectados sigue creciendo y lamentablemente también sube el número de fallecidos.

Andrej Babiš, foto: ČT24Andrej Babiš, foto: ČT24 En una comparecencia ante los medios de comunicación después del Consejo de Gabinete, el primer ministro Andrej Babiš trató de transmitir un mensaje positivo a la población.

“Tenemos la esperanza de que la epidemia se reduzca de tal manera que, después de la Semana Santa, podamos suavizar las restricciones, pero claro, no estoy prometiendo nada“.

El grueso de los ciudadanos ha expresado que comprende la necesidad de aplicar medidas para evitar la expansión de la epidemia del coronavirus. La prolongación de las restricciones significa que las personas no deben agruparse en lugares públicos, como máximo pueden circular juntas dos personas o varios miembros de una familia.

Están permitidos los desplazamientos para ir al trabajo, comprar alimentos o para visitar a un familiar, ir a las instalaciones médicas o bien estancias cortas en la naturaleza y asistir a funerales.

Roman Prymula, foto: ČTK / Ondřej DemlRoman Prymula, foto: ČTK / Ondřej Deml Los restaurantes y tiendas seguirán cerrados con excepción de supermercados, farmacias, tiendas de computadoras, periódicos y revistas, jardinería, floristerías o la venta de dispositivos médicos. Se prohíbe toda concentración de personas en cines, conciertos, exposiciones y similares.

El ministro del Interior Jan Hamáček, ahora al frente de la Comisión Central de Crisis, en lugar del viceministro de Salud, Roman Prymula, destacó que se concentrará en dos campos de lucha para hacer frente a la epidemia del coronavirus.

“Tenemos dos grandes desafíos: garantizar la distribución de los elementos de protección personal y controlar el brote de coronavirus en las casas para ancianos”.

La aparición del coronavirus en diversas casas de ancianos en varias regiones del país ha obligado a tomar una serie de medidas. Se trata por ejemplo de un mayor suministro de mascarillas faciales y respiradores para el personal y clientes de dichas instituciones.

El ministro de Salud Adam Vojtěch dijo a la Radio Checa que se toman medidas para reducir la propagación del nuevo coronavirus entre los ancianos que representan uno de los eslabones más vulnerables.

Jan Hamáček, foto: ČTK / Michal KamarytJan Hamáček, foto: ČTK / Michal Kamaryt “Los clientes de las casas de ancianos deberán disponer de certificados negativos de coronavirus. De lo contrario podrían ser rechazados, pero más bien se les aplicarían dos semanas de cuarentena en una habitación de aislamiento”.

Por sugerencia del ministro de RR.EE. Tomáš Petříček, el Gobierno aprobó que todas las personas que regresen a la República Checa del exterior deberán someterse a una cuarentena de dos semanas indiferentemente del país del que vuelvan.

Esta nueva medida responde al empeoramiento de la pandemia del nuevo coronavirus en todo el mundo. Hasta ahora, la obligación de cuarentena se aplicaba a las personas que regresaban de destinos de alto riesgo.

31-03-2020