Chequia ofreció ayuda a Kenia en su lucha contra los islamistas

28-05-2015

La República Checa ofreció ayuda a Kenia en los sectores militar y de seguridad. Además, desea continuar desarrollando el intercambio comercial mutuo. Este es el resultado de las negociaciones mantenidas en el país africano por el jefe de la diplomacia checa, Lubomír Zaorálek.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaLubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa El ministro de Relaciones Exteriores checo, Lubomír Zaorálek, realiza entre el 25 al 30 de mayo una gira por tres países africanos, que incluye Kenia, Mozambique y la Isla Mauricio. En el viaje le acompaña una nutrida delegación de empresarios de Chequia que quieren entablar nuevos contactos comerciales en África.

La primera escala del viaje fue Kenia, país que en los últimos años registra un amplio desarrollo, pero que a la vez es blanco de ataques frecuentes de los terroristas islámicos. Durante las negociaciones con su homóloga keniana, Amina Mohamed Jibril, el ministro Zaorálek expresó la disposición de su país de brindar ayuda a Kenia en el sector militar y de seguridad, lo que posteriormente explicó de la siguiente manera.

“Consideramos a Kenia como un país de gran importancia del este africano. Es un pilar de la estabilidad en esta zona. Y estamos interesados en ayudar en lo que podamos a este país que busca el relajamiento de la tensión, pero que a la vez se ve obligado a enfrentarse a ataques terroristas de combatientes del Estado islámico. Queremos participar en el fortalecimiento de la seguridad en Kenia. Y también deseamos desarrollar el intercambio comercial y la colaboración en las más diversas esferas, por lo que estamos interesados en entablar nuevos contactos”.

Foto: ČTKFoto: ČTK Los ataques terroristas se registran mayormente en las proximidades de las fronteras entre Kenia y Somalia, aunque hace dos años por ejemplo, fue perpetrado un atentado contra un centro comercial en la capital, Nairobi, resultando muertas casi 70 personas, y en abril pasado un grupo de yihadistas somalíes atacó la universidad de Garissa, en el este de Kenia, dejando un saldo de 147 muertos.

Mozambique es el segundo país africano al que se dirigió la delegación checa después de la visita a Kenia. A los inversionistas extranjeros, entre ellos los checos, les atrae su amplia perspectiva económica. Durante los últimos cuatro años el crecimiento económico local fue de un 7,5% anual, lo que es un resultado prometedor, según destacó el jefe de la diplomacia checa, Lubomír Zaorálek.

”Hay países actualmente en África que han demostrado que están consolidados y que son capaces de desarrollarse económicamente, de mantener una estabilidad política y de seguir avanzando hacia adelante. Y Mozambique tiene justamente una gran posibilidad de ser uno de esos países”.

La República Checa estudia en especial la posibilidad de participar en el desarrollo de la industria del gas natural, en vista de los grandes yacimientos de gas descubiertos en Mozambique y la experiencia de especialistas checos en su extracción y procesamiento.

A un mayor acercamiento político-económico entre Chequia y Mozambique, según Zaorálek, podría ayudar el hecho de que el actual presidente mozambiqueño, Filipe Jacinto Nyusi estudió en la Universidad Técnica de la ciudad morava de Brno, domina el idioma checo y conoce la realidad de este país.

28-05-2015