Chequia entre los paises de Europa con menos tolerancia hacia las minorías sexuales

16-05-2019

El último informe de Rainbow Europe, que consiste en una evaluación exhaustiva de 49 países europeos según su postura hacia las minorías sexuales, coloca a la República Checa en el lugar 31. Cerca de los países donde los miembros de la comunidad LGTBI enfrentan discriminación sistémica.

Foto: monteiroleo, Pixabay / CC0Foto: monteiroleo, Pixabay / CC0 La República Checa se ubicó en el número 31 en el ranking del Rainbow Europe anual que realiza ILGA-Europe, por detrás de la vecina Eslovaquia y Hungría, pero por delante de Polonia, que ha experimentado una caída mucho mayor en los últimos años.

El ranking ILGA-Europe, una herramienta de evaluación comparativa, clasifica a cada nación en varios temas, incluidas las leyes de no discriminación, las políticas de asilo, el reconocimiento legal de género y los derechos de la familia. La organización dijo que los derechos de las personas LGTBI en Europa han perdido importancia durante el último año, según el estado actual de las leyes y políticas relacionadas con las personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Foto: stephaniehaynes,CC BY-SA 2.0Foto: stephaniehaynes,CC BY-SA 2.0 En la República Checa, se debe en parte a la oposición a la igualdad LGBTI, incluida la igualdad en el matrimonio, que aumentó sustancialmente en 2018. Entre las voces en el sector cívico se encuentran la Alianza de Familias, de la Iglesia Católica Romana y varios politicos ultraconservadores.

Entre los colaboradores de informes para la República Checa se encontraba Adéla Horáková, abogada de la junta directiva de PROUD, una iniciativa que promueve la igualdad y los derechos humanos. Ella dijo que el problema del matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos parentales conjuntos que, en la mayoría de los países de Europa occidental lo acompañan, se encuentran entre los problemas más acuciantes de este país.

Adéla Horáková, foto: Archivo de Adéla HorákováAdéla Horáková, foto: Archivo de Adéla Horáková "Yo diría que la situación en la República Checa está estancada. No se ha logrado ningún progreso real en los últimos 13 años, desde que se aprobó la ley de asociación registrada. Y, por supuesto, permanecer paralizado mientras otros avanzan, significa que nos estamos alejando cada vez más del “mundo libre”, por decirlo así".

Horáková señaló que una campaña para la igualdad en el matrimonio dirigida por la ONG checa Somos justos ayudó a presentar un proyecto de ley para introducir el matrimonio entre personas del mismo sexo y otorgar los mismos derechos a todas las parejas casadas el año pasado.

Ese proyecto de ley fue apoyado por cinco de los nueve partidos totales en el parlamento. Pero los demócratas cristianos también presentaron un proyecto de ley para introducir una prohibición de matrimonio igualitario en la Constitución. El 9 de noviembre se celebró en el Parlamento una audiencia pública sobre la petición, pero desde entonces solo se ha celebrado un único debate. Y no está programada ninguna votación al respecto.

Foto: Klára StejskalováFoto: Klára Stejskalová Según ILGA-Europe, otras áreas problemáticas importantes en lo que concierne a la República Checa incluyen una política que obliga a las personas transgénero a someterse a una esterilización para cambiar legalmente su género. Esto "afecta gravemente la salud, la integridad física y psicológica y la dignidad de las personas trans", dice el grupo en el informe del Rainbow Europe.

También señala que el "Convenio de Estambul" entró en vigor en 2014, pero aún no ha sido ratificado por la República Checa debido a preocupaciones infundadas sobre que pretende socavar los "valores familiares tradicionales", por ejemplo, que está promoviendo el matrimonio entre personas del mismo sexo, reconociendo legalmente el estado de "tercer sexo", u otorgando automáticamente el estado de "refugiado" a las personas transgénero o intersexuales, ninguna de las cuales es cierta.

16-05-2019