Chequia contará con cuatro grados de alerta por terrorismo

09-12-2015

Inspirada por los países vecinos, la República Checa introducirá una escala de cuatro grados de alerta por terrorismo. Esa es una de las medidas aprobadas por la auditoría de seguridad realizada por el Ministerio del Interior.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa Un cero a modo de peligro nulo y un tres para dar a conocer la máxima alerta por un ataque inminente, que posibilitaría la salida del Ejército a las calles. Esa es la escala que utilizará en el futuro Chequia para poner en evidencia una inminencia de peligro.

Chequia declarada en primer grado de alerta

En la República Checa es válido hoy día el primer grado de alerta por terrorismo, que corresponde a las medidas de seguridad reforzadas a nivel nacional tras los ataques en Francia.

“Si el grado cero quiere decir: sin riesgo absoluto, el uno expresa peligro, pero muy inconcreto. No disponemos de ninguna información de que nuestro país corra algún riesgo. Pero no anulamos las medidas de seguridad introducidas, porque se aproximan las fiestas navideñas y de Noche Vieja, cuando la gente se acumula en gran medida en los centros comerciales y en eventos culturales. Es necesario que la Policía esté presente allí para ayudar a la gente y aumentar su sensación de seguridad”, indicó el ministro del Interior, Milan Chovanec.

Milan Chovanec, foto: archivo de Milan ChovanecMilan Chovanec, foto: archivo de Milan ChovanecEl proyecto aprobado recientemente por el Consejo de Seguridad entrará en vigor en cuanto reciba el visto bueno del Gobierno.

El ministro del Interior aseguró que la nueva escala no está en contradicción con las leyes vigentes, no implicaría modificaciones ni pondría en peligro las libertades básicas de los ciudadanos. Chovanec subrayó que la nueva normativa busca sobre todo mejorar la cooperación de los cuerpos de seguridad nacionales en el caso de un ataque.

Preparándose para la renovación de controles fronterizos

El Ministerio del Interior se está preparando, además, para la eventualidad de renovar los controles fronterizos y está realizando un inventario de sus bienes en las fronteras, muy reducidos tras la entrada del país en la zona Schengen, en 2007. Esa medida sigue en juego debido a la ola de migración.

Foto ilustrativa: Kristýna MakováFoto ilustrativa: Kristýna Maková “Tenemos la tarea de hacer el inventario de los terrenos, edificios y otras propiedades que el Estado posee en las zonas fronterizas, que podrían ser utilizados como puntos de control. Por el momento lo hicimos solo en la frontera con Austria, donde suponíamos el mayor riesgo del flujo de migración. Haremos lo mismo en la frontera con Eslovaquia y Polonia. Pero la verdad es que ya disponemos de muy pocas propiedades allí”, agregó el ministro.

El Estado está barajando la posibilidad de volver a adquirir o alquilar algunos edificios que aprovecharía en caso de la necesidad de la reimplantación de los controles fronterizos.

La auditoría de seguridad en curso centrará su atención también en otros aspectos importantes en casos de urgencia, como el abastecimiento de agua, energía eléctrica y la transmisión de datos.

09-12-2015