Chequia buscará reconquistar la Ensaladera en Serbia

14-11-2013

El equipo checo de tenis tratará de reconquistar la Copa Davis en la final contra Serbia que se jugará entre este viernes y domingo en Belgrado. Para lograrlo, tendrá que superar tanto al equipo local liderado por el número dos mundial, Novak Djokovic, como a la bulliciosa atmósfera de la hinchada local.

Tomáš Berdych, foto: ČTKTomáš Berdych, foto: ČTK Una Chequia liderada por el número siete mundial, Tomáš Berdych, tratará de revalidar el título de la máxima competición de tenis por equipos frente a una Serbia, dirigida por el reciente campeón de la Copa de Maestros, Novak Djokovic.

Radek Štěpánek, el número dos checo y uno de los artífices de los excelentes resultados logrados por el tenis nacional en los últimos años, reconoció que Djokovic se puede convertir en la figura clave de la contienda.

“Djokovic es un tenista excelente en individuales que, sin embargo, puede jugar también el dobles. No descartaría esa posibilidad, los serbios pueden contar con esa opción”, dijo.

Se espera que Djokovic logre casi seguro dos puntos para Serbia en los individuales, de forma que el dobles del sábado será así de gran importancia para el desarrollo de toda la contienda.

Novak Djokovic, foto: ČTKNovak Djokovic, foto: ČTK Por su parte, los checos podrán contar para el dobles con la contundente dupla Štěpánek-Berdych que ganó 13 de los 14 partidos disputados en la Copa Davis.

Štěpánek es además un jugador que sabe lograr puntos decisivos también en los individuales. El año pasado en Praga, ganó el quinto partido contra Nicolás Almagro en la final contra España que dio a los checos la segunda Ensaladera de la historia.

El número 44 en el ranking mundial actual indicó que se trató de los mejores momentos de su trayectoria, que espera volver a vivir en Belgrado.

“Naturalmente, de la final de Praga tengo los mejores recuerdos. Jamás olvidaré las emociones que viví en el quinto partido, porque se trató del encuentro más importante de mi carrera. La atmósfera fue fantástica, además en las gradas estaban mis padres, es indescriptible. Pero se puede decir que ahora ya es una historia lejana. Estamos aquí en Belgrado para repetir lo que vivimos en Praga”, subrayó.

Los checos tratarán de desquitarse ante los serbios de la derrota sufrida en Belgrado en las semifinales de dicho torneo en 2010 ante una bulliciosa atmósfera que seguramente creará la hinchada local también este año.

Tomáš Berdych dijo que el equipo local contará así con una gran ventaja. “Pero ya vivimos la atmósfera en Belgrado en 2010. Además, el año pasado experimentamos algo parecido en Argentina, donde tampoco fue fácil”, aseguró el número siete mundial.

14-11-2013