Chequia atrae a los comerciantes al por menor

26-03-2014

La República Checa se ha convertido en una atractivo país desde el punto de vista del comercio al por menor. A escala mundial ocupa el décimo puesto en este aspecto, según los resultados de un estudio realizado por la consultora inmobiliaria internacional CBRE.

Foto: Murray Williams / Stock.XCHNG Foto: Murray Williams / Stock.XCHNG Poco a poco Chequia se va recuperando de la larga recesión vinculada a la crisis económica mundial. Los economistas confían en una pronta reanimación de la economía nacional, además que prevén la entrada al país de nuevos inversionistas y de nuevas marcas de productos extranjeros. Un reciente estudio demostró que hasta finales de este año un 16% de las compañías de ventas al por menor, provenientes mayormente de Europa, tiene previsto entrar en el mercado checo.

El comercio al por menor atrae en especial a las pequeñas y medianas empresas de textiles y calzado, según afirma Jakub Lohnický, representante de una marca extranjera de zapatos que hace poco comenzó a vender sus productos en Chequia.

”Lo atractivo de Chequia para los comerciantes extranjeros es que la oferta en el mercado local sigue siendo relativamente limitada. Por ello prueban aquí suerte y si tienen éxito entre los clientes, suelen ampliar su oferta y la red de sus tiendas en este país, y se expanden también a otros países de Europa del Este”.

Expandirse a Europa quieren este año numerosos minoristas de Estados Unidos por ejemplo, en vista de que el mercado de ese país ya está saturado y la competencia es grande. Según el estudio de la consultora CBRE, el país de mayor atractivo para el comercio al por menor en Europa es Alemania, seguida de Francia y el Reino Unido. No obstante, también la República Checa va ganando cada vez más terreno en este aspecto, aunque los consumidores checos son bastante sensibles en cuanto a los precios de los productos, sostiene Veronika Tebichová, jefa del Departamento de Ventas al por Menor de la sucursal checa de la CBRE.

Foto: Alina AltuchovaFoto: Alina Altuchova ”Los clientes checos son muy sensibles en cuanto a los precios de los productos, ya sean vestimentas, calzado o alimentos. Con el fin de atraer a los clientes y elevar las ventas, los supermercados y otras tiendas recurren a la aplicación de frecuentes ofertas y en el mercado nacional se libra una lucha abierta por ganarse a los consumidores. Aquellos comerciantes que no disponen de una buena visión económica, pueden perder fácilmente esa batalla”.

Mientras que a Chequia van llegando nuevas compañías, otras decidieron retirarse de este mercado, ya que la competición también aquí comienza a sentirse cada vez más. Pero la buena ubicación geográfica de este país en el centro de Europa y el mercado local que no está saturado todavía por la oferta, siguen brindando una amplia perspectiva a los minoristas en diversos sectores.

26-03-2014