Checos desarrollan una nueva sustancia contra el cáncer

En Chequia fue producida una sustancia que podría curar el cáncer en el futuro. En su estudio los científicos nacionales colaboran con colegas de Estados Unidos.

Pavel Majer, foto: ČTPavel Majer, foto: ČT Científicos checos del Instituto de Química Orgánica y Bioquímica de la Academia de Ciencias desarrollaron una sustancia cuyas moléculas pueden reemplazar a la glutamina que abastece al cuerpo de nitrógeno. Al provocar con el nuevo método la escasez de nitrógeno en el cuerpo, se logra afectar el metabolismo de las células cancerosas y destruirlas, ya que éstas no pueden reproducirse y mueren.

La idea inicial de reemplazar a la glutamina con otra sustancia para poder dirigir los procesos químicos en el cuerpo surgió en la Universidad John Hopkins, de la ciudad de Baltimore, en Estados Unidos. Sus científicos solicitaron ayuda en la parte química del proyecto a expertos en química medicinal de Chequia, encabezados por el doctor Pavel Majer. De acuerdo con éste, sin la cooperación mutua no hubieran surgido las moléculas que a lo mejor serán aprovechadas un día para la cura del cáncer.

”Cuando hace cierto tiempo los científicos de Estados Unidos visitaron Chequia, dijeron una cosa muy bonita, que la Universidad Hopkins y el Instituto de Química Orgánica de Chequia son como un matrimonio perfecto. Y es porque ellos están muy avanzados en medicina y biología, y nosotros en química. Todas las sustancias que fueron sintetizadas en el marco de este proyecto conjunto fueron desarrolladas en Chequia. A nuestros colegas de EE.UU. se debe la idea inicial, así como los posteriores procesos bioquímicos, la parte de biología y farmacogenética”.

La sustancia aprovechada por el equipo del doctor Majer como base en los nuevos experimentos era conocida desde mediados del siglo XX, y en ensayos clínicos daba buenos resultados en la eliminación de las células del cáncer. Sin embargo, esa sustancia tenía efectos secundarios bastante negativos, sobre todo en el estómago y en el intestino de los pacientes. La tarea de los científicos checos consistió en encontrar una sustancia igualmente eficiente, pero que no afectara el resto del cuerpo.

Foto: ČTFoto: ČT ”Nuestra sustancia a ser aplicada en el cuerpo tiene una forma no reactiva, o sea que no afecta a ningún órgano. La liberación de las partículas curativas de ella es ocasionada a partir de los procesos químicos en el propio cuerpo. Lo que quisimos lograr es que la nueva sustancia reaccionara en primer lugar a los procesos químicos de las células de cáncer. En ellas las enzimas se encuentran en una mayor concentración que en las sanas, porque las células de cáncer crecen y se reproducen de forma rápida”.

El Instituto de Química Orgánica y Bioquímica de la Academia de Ciencias Checa, de Praga, elaboró dos versiones de la sustancia que reemplaza en el cuerpo a la glutamina y afecta el metabolismo de las células cancerosas. En base a ellas los científicos tratarán ahora de desarrollar el deseado fármaco.

Entre otras cuestiones que falta solucionar figura la forma más adecuada de la posterior aplicación del fármaco a los pacientes, sostuvo el doctor Majer.

”En esto no tenemos todo claro todavía. La sustancia que hemos desarrollado no sobreviviría con mayor probabilidad los procesos dentro del estómago. Por ello analizamos actualmente la posibilidad de su aplicación por medio de inyecciones subcutáneas para que se vaya disolviendo de forma paulatina”.

La compañía Dracen Pharmaceutical, que asumió las siguientes fases del proyecto, obtuvo hace poco una subvención de 40 millones de dólares para las investigaciones de la nueva sustancia, de parte de la fundación Deerfield. Estos recursos permitirán a los científicos proseguir en su desarrollo hasta la fase de los ensayos clínicos, cuando será aplicada a los primeros pacientes humanos.

Dracen Pharmaceutical cuenta con presentar la solicitud para el registro del nuevo medicamento de uso humano a finales del año 2019. Al conseguirlo, podrían comenzar las primeras pruebas en pacientes humanos.

En caso de que el proyecto llegara a ser completado con éxito, una grande empresa farmacéutica podría comprar a la compañía Dracen y llevar el nuevo medicamento contra el cáncer al mercado.