Carlos Fuentes y Milan Kundera, una fructífera relación

14-06-2012

Hispanistas, estudiantes, diplomáticos, académicos y público general se dieron cita este miércoles en el Instituto Cervantes de Praga para rendir homenaje al escritor mexicano Carlos Fuentes, recientemente fallecido. Los principales oradores del encuentro fueron la profesora y traductora Anna Housková y el embajador de México en la República Checa, José Luis Bernal.

Carlos FuentesCarlos Fuentes “No hay en Europa ciudad más hermosa que Praga”. Eso decía siempre Carlos Fuentes, el autor de ‘La Región más Transparente’ y ‘La Muerte de Artemio Cruz’, a quien le unía con la República Checa y la cultura de este país un vínculo indeleble.

Carlos Fuentes, el iberoamericano más universal que hemos conocido, como lo retrató el embajador mexicano en Praga, José Luis Bernal, siempre fue un gran admirador de la fortaleza del pueblo checo, de la belleza de Praga y de sus intelectuales.

El multitudinario homenaje que le brindó, con motivo de su muerte, el Instituto Cervantes de Praga, que cobija la Biblioteca Carlos Fuentes, era más que merecido, explicó el diplomático.

“Hay que decir que Carlos Fuentes defendía siempre el concepto que le pasó Milan Kundera, y decía ‘no es Europa Oriental, es Europa Central’, siempre que podía lo aclaraba y explicaba dónde está realmente ubicada la República Checa, en Europa Central. Leo una frase sacada de uno de los libros de Fuentes que dice: ‘No hay ciudad en Europa más hermosa que Praga entre el alto gótico y el siglo barroco, su opulencia y su tristeza se consumaron en las bodas de la piedra y el río’. Eso lo dice todo para describir esta hermosa ciudad”.

La traductora e hispanista Anna Housková le dedicó gran parte de su intervención a la relación entre Carlos Fuentes y Milan Kundera. Leyó pasajes de un texto autobiográfico de Kundera, en el que recuerda con gran cariño su amistad con el mexicano, que comenzó en el aciago 68 checo.

“Milan Kundera recuerda este momento, creo que era diciembre del año 1968: ‘Llegaron a Praga como invitados tres novelistas latinoamericanos, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes. Llegaron discretamente en calidad de escritores para ver, para entender, para alentar a sus colegas checos. Pasé con ellos una semana inolvidable, nos hicimos amigos. Pocos años después del encuentro de Praga me trasladé a Francia donde así lo quiso el azar Carlos Fuentes era embajador de México. Yo vivía entonces en Rennes y durante mis breves instancias en París me alojaba en su casa, en una buhardilla de su embajada, y tomaba con él desayunos que se prolongaban en discusión sin fin”.

Anna Housková y José Luis BernalAnna Housková y José Luis Bernal Y esos desayunos con Carlos Fuentes fueron clarividentes para Milan Kundera, prosigue Anna Housková.

“De pronto vi a mi Europa Central en la inesperada vecindad de América Latina, dos lindes de Occidente situados en los extremos opuestos, dos tierras olvidadas, despreciadas, abandonadas, dos tierras parias. Y las dos partes del mundo más profundamente marcados por la traumatizante experiencia del barroco. Conversamos y de pronto vi un puente plateado, etéreo, tembloroso entre mi pequeña Europa Central y la inmensa América Latina”.

Según la profesora Housková, una de las principales divulgadoras de la cultura hispanoamericana en la República Checa, estas palabras de Milan Kundera ilustran la vibrante relación entre ambos intelectuales y arrojan luz también en los nexos entre Europa Central y América Latina.

14-06-2012