Canadá suspende los visados para los ciudadanos de Chequia

15-11-2013

Los ciudadanos checos que viajen a Canadá no necesitan más de visas para entrar a ese país. La Embajada canadiense en Praga ha confirmado la suspensión de la obligación de visados para los checos a partir de este jueves.

Foto: archivo de Radio PragaFoto: archivo de Radio Praga La suspensión de las visas para los ciudadanos checos era planificada por Canadá desde hacía algún tiempo. Sin embargo, en base a la experiencia anterior cuando la abolición de las visas llevó a una gran ola de inmigración de gitanos checos a Canadá, Ottawa vacilaba en permitir nuevamente la libre entrada al país, según confirma Otto Jelínek, Embajador de Canadá en la República Checa.

“Canadá se vio en la necesidad de restablecer la obligación de visados para los ciudadanos checos en el año 2009. Fue una reacción al enorme incremento de los solicitantes de asilo checos que llegaban a nuestro país”.

La República Checa había criticado ese paso y a modo de respuesta introdujo la obligación de visas para los diplomáticos canadienses. A pesar de haber contado con el apoyo de Bruselas en sus empeños por conseguir la anulación de los visados de Canadá, Praga no lo había conseguido.

Otto Jelínek, foto: archivo de Radio PragaOtto Jelínek, foto: archivo de Radio Praga Por otro lado, Chequia admitió que no podía asegurar que otros centenares de gitanos checos no quieran radicarse en Canadá en caso de que sean suspendidas las visas, recordó Martin Šimáček, director de la Agencia para la Integración Social.

„La anulación de los visados por parte de Canadá es una buena noticia para los checos. No obstante, la anterior política de visados de Ottawa era comprensible, porque en 2009 el número de checos que pidieron asilo llegó a casi dos mil personas. Por otro lado, muchos de los ciudadanos que abandonaron Chequia lo hicieron porque no se sentían seguros aquí, eran blanco de ataques racistas. En algunas regiones del país la presión contra los gitanos se fue intensificando y esta gente no veía otra perspectiva que marcharse a otro país”.

Martin Šimáček, foto: Šárka ŠevčíkováMartin Šimáček, foto: Šárka Ševčíková La actual anulación de las visas por parte de Canadá se debe a la enmienda a la ley canadiense de inmigración adoptada el año pasado, que introdujo criterios más estrictos para los solicitantes de asilo. Además, la República Checa cumplió con las condiciones de Canadá para la suspensión de las visas, como por ejemplo la seguridad interna y la existencia de pasaportes con elementos de seguridad.

Se calcula que el paso de Ottawa beneficiará especialmente el desarrollo del turismo entre los dos países. Mientras que en los últimos años visitaron Canadá unos 10.000 turistas checos anualmente, en un próximo futuro su número podría alcanzar el doble, indica la consultora Mag Consulting.

De los países de la Unión Europea, Canadá conserva hasta el presente la obligación de visados para los ciudadanos de Bulgaria y Rumania.

15-11-2013