Cámara Baja aprueba la primera parte de la reforma de la Salud

07-09-2011

La Cámara Baja aprobó la primera parte de la reforma de Salud. Los diputados superaron el veto dado a la normativa por el Senado, en el que tiene mayoría la oposición de izquierda.

Leoš Heger, foto: ČTKLeoš Heger, foto: ČTK Los diputados dieron luz verde a la transformación del sistema sanitario, a pesar del veto del Senado y la postura negativa de la oposición, los sindicatos y el Colegio de Médicos. Con 103 votos a favor de los 177 parlamentarios presentes, la Cámara Baja aprobó este martes el proyecto de cambios presentado por el Ministerio de Salud. La reforma facilitará mejorar el nivel de los tratamientos médicos brindados al paciente, aseguró el ministro del sector, Leoš Heger.

“La normativa está concebida de manera muy explícita, dando a entender que los cambios son adoptados en beneficio del paciente. La reforma toma en cuenta las necesidades específicas que puedan tener los enfermos y determina claramente el derecho de cada ciudadano a los cuidados médicos”.

Los principales cambios que implica la normativa son la diferenciación entre tratamientos médicos estándar y los de mejor calidad que serán pagados por el paciente, y la subida de las tasas por día de ingreso en el hospital, de 2,50 euros, a cuatro euros. Los pacientes pagarán de su bolsillo asimismo los medicamentos cuyo precio sea inferior a dos euros.

La oposición de izquierda, respaldada por los sindicatos y el Colegio de Médicos, critica la reforma y quiere presentar una queja contra la normativa ante el Tribunal Constitucional. Rechaza en especial que algunos pacientes tengan derecho a mejores cuidados que otros y que se tenga que pagar más por la estadía en un hospital. El socialdemócrata David Rath, ministro de Salud en la sombra, destacó que la diferenciación evidente de los pacientes entre ricos y pobres es inmoral.

La oposición de izquierda, foto: ČTKLa oposición de izquierda, foto: ČTK “No nos conformamos, ni queremos aceptar que en nuestra sociedad existan unos cuidados médicos de calidad inferior para los pobres y otros, mejores, para los ricos. Ese principio lo consideramos inaceptable y asocial”.

Rath desaprueba asimismo el incremento de la tasa por la estancia en el hospital. Según sostuvo, esta medida llevará a que los pacientes tratarán de salir del hospital lo antes posible, independientemente de lo que requiera su estado de salud.

Petr Nečas und David Rath, foto: ČTKPetr Nečas und David Rath, foto: ČTK Los cambios que introduce la reforma de Salud deben ser ratificados todavía por el presidente de la República, para entrar en vigor a partir de enero de 2012.

07-09-2011