Cada vez más solidarios

12-01-2007

Los checos son cada vez más solidarios. Ayudar a los ancianos, a los niños desprotegidos, a los damnificados por catástrofes naturales y hasta a los animales se ha vuelto algo muy natural en diferentes capas de la sociedad.

Cientos de millones de coronas anuales dedica la nación checa a los más necesitados. Los recursos recaudados llegan a sus destinatarios por medio de Organizaciones NO Gubernamentales, programas cívicos y las iglesias, por ejemplo a damnificados, orfanatos, hospitales y a personas sin techo.

Los mismos ciudadanos llegan a formar agrupaciones para ayudarse mutuamente como es el caso del Centro Comunitario "Mariposa", según explicó su directora Hana Urbanová.

"Se trata de un centro comunitario, en el que tienen abiertas las puertas niños discapacitados y sus padres. También tenemos programas para atender a los niños de la calle".

Un papel muy importante en la organización de actividades de solidaridad y recaudación de fondos para los más necesitados lo desempeñan artistas y personas de la vida pública.

Por ejemplo la modelo Tereza Maxová tiene en la República Checa una fundación para ayudar a niños abandonados.

Entretanto, la fundación "Una Gota de Esperanza" de Vendula Svobodová, esposa de un conocido compositor se dedica a ayudar a los niños con leucemia.

Una de las mayores fundaciones es sin duda "Hombre en Emergencia" que recauda fondos para damnificados, construye escuelas en Afganistán, Irak y se solidariza con las familias de presos políticos en Cuba, Bielorrusia, Myanmar y otros países.

Un capítulo especial de donadores representan los que apoyan a diferentes animales en el parque zoológico. Se trata de más de 20 mil personas que financian proyectos para las protección de anima les en peligro de extinción.

12-01-2007