Cada vez más checos compran una vivienda en el extranjero

05-04-2011

Cada vez son más los checos que se compran una vivienda en el extranjero. Según datos de compañías inmobiliarias, entre los países predilectos de los compradores checos figuran en los últimos años España, Austria, Portugal y Estados Unidos.

Unas 200 viviendas de segunda mano, situadas especialmente en países del sur de Europa, son vendidas por las inmobiliarias todos los años a ciudadanos checos.

Su interés por adquirir un apartamento o una casa en el extranjero ha aumentado en los últimos dos años, lo que se debe a una marcada reducción del coste de este tipo de inmuebles.

La mayoría de los clientes quiere una vivienda en España, preferiblemente junto al mar, para no tener que alojarse en un hotel durante las vacaciones, según dijo Olga Vaněčková de la compañía inmobiliaria Rellox, en declaraciones para la Radiodifusión Checa.

”Los precios de las viviendas en España han bajado hasta un 50%. El mercado inmobiliario español ofrece unas 100.000 viviendas de segunda mano. Muchas son propiedad de los bancos que las confiscaron a los clientes que no pagaban la hipoteca. Gracias a este bajo coste de las viviendas, entre sus compradores extranjeros figuran muchos checos, además de alemanes e ingleses”.

El típico cliente checo que adquiere una vivienda en el extranjero, es una persona que en un par de años llegará a jubilarse, recalcó Lucie Pilipová, de la compañía Mediterránea.

”Esta tendencia, que en Chequia se registra desde hace poco, en Europa Occidental es una realidad desde hace muchos años. O sea que las personas en edades próximas a la jubilación, buscan una segunda vivienda en países cálidos del Mediterráneo especialmente, para poder pasar allí la mayor parte del año cuando dejen de trabajar. En Chequia este fenómeno se va extendiendo en los últimos dos años.”

Además de España, los checos compran casas o apartamentos en Italia y Portugal, así como también en Austria, que no tiene acceso al mar. Les atraen los relativamente bajos precios actuales de los inmuebles, así como el hecho de que se trata de un país fronterizo con la República Checa, y que los austriacos ofrecen servicios de alto nivel a los turistas, tanto en verano como en invierno. Hay allí un sinnúmero de centros para practicar el esquí, lugares para andar en bicicleta o hacer alpinismo, y se ha incrementado igualmente la red de campos de golf, deporte muy popular también en Chequia.

Fuera de Europa, un número considerable de checos ha adquirido una vivienda en EE.UU., mayormente en Florida. Pero, según advierten expertos en mercado inmobiliario, mantener un inmueble en ese país resulta mucho más costoso que en Europa.

05-04-2011