Bruselas discrepa con el plan checo de subsidios

09-07-2014

Un total de 88 objeciones ha puesto sobre la mesa la Comisión Europea al plan de ayudas presentado por el Gobierno Checo para distribuir las subvenciones europeas que Chequia recibirá durante los años 2014 y 2020 y que ascenderán a 18,2 millones de euros.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Tras dos años de debate entre expertos checos y europeos, el proyecto final para la distribución de los fondos europeos en el país fue presentado ante la Comisión Europea el 17 de abril, cuatro días antes de la fecha límite. Por su parte, Bruselas envió el 24 de junio su respuesta con comentarios que discrepan con ciertos aspectos del plan. La Comisión Europea señala deficiencias en la información sobre la inversión planteada para aspectos del programa como la ecología, la energía, el transporte, la salud, la educación, la tecnología de la información y el área social.

Ahora será el turno del Gobierno Checo quién deberá replantear y explicar mejor la distribución de los fondos de la UE en Chequia para lograr el visto bueno de Bruselas.

Por su parte, la Ministra de Trabajo y Asuntos Sociales, Michaela Marksova, planea reforzar las oficinas de empleo con 1.200 trabajadores que ayuden a erradicar el mal uso de las subvenciones.

Michaela Marksová, foto: Filip Jandourek, ČRoMichaela Marksová, foto: Filip Jandourek, ČRo “Se trata de reforzar la cooperación y el control por parte de la Oficina de Empleo, cuyo personal hay que aumentar. Eso facilitará la supervisión de las ayudas”, explica la ministra.

Según publicó el periódico checo Mladá Fronta Dnes, el plan presentado por el Gobierno de la República Checa carece de datos precisos y presenta planes que contradicen las recomendaciones europeas, por ejemplo, en cuanto a la adquisición de equipamiento para hospitales.

En lo que se refiere al medio ambiente, los expertos europeos han solicitado explicaciones de por qué la mayor parte de la inversión se destina a las incineradoras de residuos municipales.

Asimismo, la Comisión Europea requiere un estudio que explique el motivo por el cual fallaron los anteriores intentos de promocionar las tecnologías de la información, antes de volver a invertir en las mismas.

Con respecto al sector energético, Europa pide una justificación que sustente la inversión que el Gobierno checo quiere hacer en plantas de biogás y combustión de biomasa en grandes centrales eléctricas.

En el ámbito social, Bruselas exige más subsidios destinados a la integración de la minoría de etnia gitana en la sociedad checa.

En resumen, el descontento general de la Comisión Europea con el proyecto presentado por el Gobierno checo podría retrasar la firma del plan para el desarrollo un año más.

09-07-2014