Bimba, dibujante olvidado de aventuras

10-11-2008

Bohumil Konečný, apodado Bimba, ilustraba libros de aventura de autores populares y creó un sinnúmero de carteles publicitarios para las principales empresas del país. Muchos checos crecieron con sus dibujos, pero no conocen a su autor. Una retrospectiva de la obra de este artista multifacético se expone estos días en la Casa Municipal de Praga.

Bohumil Konečný (1918-1990) acompañó con ilustraciones libros sobre los boy-scouts y aventureros en África. Pintó calendarios destinados a la exportación, así como obras de realismo socialista. Fue autor de las primeras pin-ups checas, dibujos de chicas guapas en actitudes sugerentes. Sin embargo, lo que más le gustó fue ilustrar libros sobre el Salvaje Oeste, afirma František Ulč, coautor de la exposición en la Casa Municipal.

“Conocí el nombre Bimba como escolar cuando no sabía leer todavía. En una revista para jóvenes salían publicadas ilustraciones preciosas firmadas por Bimba. Como muchachos nos tragábamos esa literatura de aventuras. Bimba nos causaba la impresión de algo misterioso: Bimba, ¿quién es? Tan sólo después de la Segunda Guerra Mundial supe que se trataba de Bohumil Konečný”.

František Ulč agrega que Konečný pintó numerosos carteles para la empresa Baťa, después de ganar las oposiciones para el departamento de publicidad de ese famoso fabricante de calzado.

“Konečný sostenía la teoría de que el cartel debe atraer primero con una cara bonita, no con el producto. Por eso pintaba mujeres para los afiches de Baťa. Decía que iba a pintar primero un desnudo y tan sólo después vestiría a la mujer para saber donde tendría la ropa apretada y donde suelta. Por eso todos sus dibujos tiene esa virtud plástica”.

František Ulč ha coleccionado ilustraciones de Bimba desde la Segunda Guerra Mundial y se hizo amigo personal del artista. En casa guarda 152 cartas que el pintor le escribió.

“Era una persona muy educada y agradable, ese tipo que nunca le hizo daño a nadie, tenía sentido para la familia. Era extraordinariamente sensible, por ejemplo, pasó la noche en vela debido a un amigo al que operaron de apendicitis. Por otra parte, era romántico. Me llamó una vez a las diez de la noche para decirme que mirara al cielo, que había luna llena”, cuenta František Ulč.

En la exposición en Praga se puede ver también el esbozo original de Konečný de la figura de la Amazona inventada por su amigo, Petr Sadecký. Este robó el dibujo y después de su exilio a Alemania Occidental le añadió a la Amazona una estrella roja en la frente. Así Sadecký creó la mujer de la Revolución de Octubre de 1917 Octobriana, heroína de un cómic de underground surgido supuestamente en la Unión Soviética en protesta contra el estalinismo. Esta leyenda encontró a principios de los años 70 gran eco en Occidente, y por ejemplo, el cantante Billy Idol se dejó hacer un tatuaje de Octobriana en el brazo.

La exposición dedicada a la obra de Bohumil Konečný, apodado Bimba, permanecerá en la Casa Municipal de Praga hasta el 11 de enero.


10-11-2008