‘Belleza excepcional de los cactus’ resplandece en Praga

11-06-2009

Quien pensaba que son plantas aburridas con espinas y pelos, cambiará de opinión. La belleza excepcional de los cactus se puede admirar hasta el 30 de junio en una exposición fotográfica instalada en el centro comercial Arkády Pankrác, de Praga.

Cactus grandes y pequeños, verdes, grises o en flor de colores sorprendentes, especies raras y abundantes. Las 60 fotografías de gran formato expuestas en Arkády Pankrác llevan a los transeúntes al mundo desconocido de los cactus en México y el sur de EE.UU.

Jaroslav Šnicer, uno de los autores de la exposición, llama la atención sobre una imagen sacada en el Valle de los Parreños, en la Sierra de la Paila, en el estado mexicano de Coahuila, donde vivían los Apaches-Lipanes.

“Es una sierra absolutamente seca así que uno se dice aquí no podía vivir nadie. Pero de repente se entra en un desfiladero y detrás de él hay un valle montañoso con un clima diferente, con hierba y pinos. En este lugar crece el Agave parrasana, una planta hermosísima, y muchas otras. Es uno de mis parajes más preferidos”.

En otra imagen, que muestra un cactus con espinas a punto de brotar, aparece el Echinocereus lindsayi, explica Jaroslav Šnicer.

“El mundo consideraba este cactus a punto de extinguirse, porque en la naturaleza se encontraron muy pocos ejemplares y se cultivaba difícilmente. Y fueron los cultivadores checos de cactus que lograron multiplicarlo, millones de semillas viajaron de la República Checa al mundo y hoy el Echinocereus lindsayi es una de las plantas más comunes”.

El cactus quizá más amado por Jaroslav Šnicer de los que están representados en la exposición fotográfica es la Lophophora alberto-vojtechii. Šnicer localizó esta especie única con sus compañeros Vojtěch Myšák y Jaroslav Bohata en los estados mexicanos de San Luis Potosí y Nuevo León, y según cuenta fue un descubrimiento especial y casual.

“Lo específico del género Lophophora es que muchas de las características de las plantas quedan ocultas. Distinguir las especies es extremamente difícil e incluso los más expertos las confunden. La Lophophora alberto-vojtechii es una miniatura y parece un cactus en estado juvenil. Así que uno piensa que se trata del peyote que crece en el mismo lugar, pero sólo hasta el momento en que aparecen los capullos. Creo que este descubrimiento nos ha causado la mayor alegría en la vida”.

Además de las fotografías, en Arkády Pankrác se exponen también cactus vivos. La exposición es un adelanto a la conferencia ‘Ángulos de vista: Perspectivas espinosas’ que se centrará en la protección de las plantas suculentas y se celebrará en Praga la próxima semana.

11-06-2009