Babiš no fue agente de la Policía Secreta comunista

01-07-2015

El viceprimer ministro checo y líder del movimiento ANO, Andrej Babiš, no fue agente de la Policía Secreta del Estado comunista (StB). Este veredicto, dictado por el Tribunal de Primera Instancia el año pasado, ha sido confirmado este martes por el Tribunal Regional de Bratislava.

Andrej Babiš, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRoAndrej Babiš, foto: Filip Jandourek, Archivo de ČRo El Tribunal Regional de Bratislava confirmó lo que el viceprimer ministro, Andrej Babiš, decía desde el principio o sea, que su inclusión en la lista de los agentes de la Policía Secreta durante el régimen comunista en Checoslovaquia fue totalmente injustificada. Babiš insistió en que la acusación presentada por el Instituto Eslovaco de la Memoria de la Nación fue infundada y perseguía fines políticos.

”Nunca he colaborado con la Policía Secreta del Estado, ni tampoco he firmado algún documento que me fuera presentado por ella. Desde el comienzo esta causa es aprovechada por mis adversarios y oponentes políticos. Considero que el Instituto de la Memoria de la Nación es manipulado de alguna manera en contra de mi persona, y que al parecer, pretende continuar en sus ataques”.

Foto: ČTFoto: ČT Babiš admitió que durante el comunismo entró en contacto con agentes de la Policía Secreta (StB) debido a su trabajo en una empresa de comercio exterior. Dijo que se interesaban por las actividades de esa empresa, pero recalcó que nunca colaboró con ellos.

Tras el veredicto del Tribunal de Primera Instancia de junio del año pasado que le dio la razón a Babiš de que su inclusión en la lista de agentes no tenía fundamento alguno, el Instituto de la Memoria de la Nación en Eslovaquia interpuso un recurso. La resolución judicial dictada este martes por el Tribunal Regional de Bratislava confirmó el fallo anterior, lo que el Instituto de la Memoria calificó de incomprensible, según dijo a la Radiodifusión Checa su portavoz, Tibor Uljacký.

Instituto de la Memoria de la NaciónInstituto de la Memoria de la Nación ”Nuestro Instituto de la Memoria de la Nación respeta naturalmente el fallo del Tribunal, pero no se identifica con él. Tampoco estamos de acuerdo con la forma en que el Tribunal evaluó las pruebas que le hemos presentado. Tras recibir el veredicto en forma escrita, estudiaremos la eventualidad de interponer un recurso extraordinario”.

Según documentos de los archivos sobre las actividades de la Policía Secreta del Estado durante el régimen comunista, administrados actualmente por el Instituto de la Memoria eslovaco, Babiš había colaborado con los servicios de investigación desde el año 1982 bajo el nombre de Bureš.

A Babiš, supuestamente, le fueron encargadas tareas de espionaje y contraespionaje en el sector económico y de comercio exterior. El Instituto eslovaco afirma tener pruebas concretas sobre la existencia de un agente bajo el nombre de Bureš y éste aparece en los documentos en unos 12 legajos. Sin embargo, no existen indicios concretos para poder relacionar al agente Bureš con Babiš.

Los políticos checos se negaron a comentar el veredicto del Tribunal de Bratislava y se limitaron a decir que respetaban su sentencia. Representantes de la oposición insinuaron sin embargo que el veredicto se refiere a la inclusión injustificada del nombre del ministro Babiš en la lista de los ex agentes comunistas, pero no dice nada de los contactos reales que el político pudo haber tenido con la Policía Secreta.

La Policía Secreta del Estado Checoslovaco (StB) fue creada el 30 de junio de 1945. En los años 50, durante el régimen comunista, participó activamente en los procesos políticos contra los supuestos enemigos y traicioneros de la patria. A comienzos de los años 60, según los historiadores, los agentes tenían bajo control a unas 100.000 personas. A mediados de los años 80, la StB tenía a unos 12.500 empleados y 75.000 colaboradores secretos. La Policía Secreta comunista fue disuelta en enero de 1990.

01-07-2015