Avalancha de conciertos en Praga por una buena causa

09-10-2009

A Praga le espera este viernes una auténtica lluvia de conciertos. En total 35 grupos en 19 clubes de los más diversos estilos y ambientes. Se trata de la Noche de los Clubes Praguense (‘Pražská Klubová Noc’), que en esta segunda edición viene con un noble propósito: recaudar fondos para la fundación Sue Ryder, dedicada al cuidado de ancianos.

Toxique, la banda ganadora del premio Ángel a mejor artista revelación de 2008, tuvo el honor de inaugurar este jueves, junto a Navigators, la Noche de los Clubes Praguense. Fue solo un adelanto de la riada de música que se viene encima este viernes.

Y es que en esta noche de clubes actuarán desde bandas consagradas en los escenarios checos como Chinaski o Laura a její Tygři hasta grupos emergentes y aún poco conocidos como Zrní o Inflagranti, desde el rock, el blues, el punk y el funk hasta la música electrónica y los sonidos latinos.

Y todos tocando gratis, por una buena causa. El dinero recaudado con las entradas irá destinado a la fundación Sue Ryder, que gestiona una red de atención a ancianos discapacitados. Así agradecía el director de la organización, Matěj Lejsal, la presencia del público durante el concierto.

“Un asistente personal es alguien que les puede acompañar a un club como este. El asistente personal va con ustedes hoy a un concierto de música clásica, mañana a uno de jazz, y cuando seamos viejos irá con nosotros a uno de big-beat, por ejemplo. Así que gracias por su ayuda, muchas gracias”.

Como no podría ser de otra manera, en el extenso cartel de la Noche de los Clubes también encontramos presencia latina. Quizá los más conocidos sean Madera, la veterana formación liderada por el colombiano Iván Gutiérrez. Mientras que Madera tocará en A Studio Rubín, en Malá Strana, en el club La Rosa Negra la orquesta de salsa Caribe traerá un poco de aroma tropical al otoño praguense.

Los Caribe serán precedidos por la vocalista Frida, que con su banda interpretará temas en español de Lhasa y Lila Down, además de canciones en inglés, francés, italiano y portugués, con especial atención a las versiones de la cabo-verdiana Cesária Évora. Todo un repertorio políglota que fue surgiendo de forma natural, como nos cuenta Frida.

“El que empezara a cantar en otras lenguas distintas del checo es porque comencé a estudiar esos idiomas. Al principio cantaba en inglés, en alemán, un poco en italiano, y cuando empecé a cantar en español y portugués fue por casualidad. Estaba cantando en una fiesta y alguien me dijo que por qué no cantaba en español, y yo respondí que sí, que realmente podría. Creo que tengo algo de sangre del sur, y siento la música española muy cerca, me he adaptado a ella y creo que tengo la voz necesaria”.

El punto final del evento será una after-party el jueves 15 de octubre en el club Roxy, donde actuarán el grupo de rock Hitfakers y la cantante checa Tereza Černochová.

09-10-2009