Aumenta el número de médicos extranjeros que trabajan en Chequia

15-03-2016

En los últimos diez años el número de médicos extranjeros que trabajan en la República Checa se ha multiplicado por tres, un fenómeno que se debe a la huida de los profesionales checos a Europa Occidental en busca de mejores sueldos. El idioma y el nivel de las pruebas de convalidación impiden que la cifra sea mayor.

Foto ilustrativa: imagerymajestic / FreeDigitalPhotosFoto ilustrativa: imagerymajestic / FreeDigitalPhotos Mientras que en 2003 trabajaban en la República Checa 829 médicos de otra nacionalidad, este año la cifra alcanza los 2.557. Por otro lado, de los más de 1.300 jóvenes que iniciaron en el país la carrera de medicina, unos 400 son estudiantes extranjeros.

La mayor dependencia de la sanidad checa de profesionales de otros países se debe, según denuncia el Colegio de Médicos, a la crisis de personal a la que se enfrenta el sistema. Muchos médicos y enfermeras checos prefieren trasladarse a Alemania, donde pueden llegar a cobrar más de 4.200 euros por posiciones que en Chequia se pagan a 850. El año pasado 209 médicos checos decidieron buscar suerte en otro lugar.

Milan Kubek, foto: ČT24Milan Kubek, foto: ČT24 El Colegio de Médicos caracteriza la afluencia de profesionales extranjeros como un parche, ya que solo es capaz de disimular temporalmente el problema. Muchos médicos inmigrantes no tienen planeado permanecer en el país, asegura el presidente de la entidad, Milan Kubek.

“Somos solo una estación para hacer transbordo, ya que necesitan hacer sus exámenes de convalidación en algún lugar con una lengua cercana. Después se van a por un trabajo mejor pagado a Alemania o a Gran Bretaña en calidad de médicos checos”.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto ilustrativa: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa De hecho la mayoría de los médicos extranjeros que ejercen en Chequia son eslovacos, rusos o ucranianos, es decir, hablantes de lenguas eslavas. En las universidades la presencia de estudiantes de otros países es más variada, pero estudian en inglés y pocos deciden aprender checo y quedarse aquí a trabajar. De esta forma, el dominio de la lengua checa actúa como un filtro que disuade a muchos médicos de ejercer en el país. Otro es el alto nivel de los exámenes de convalidación, opina la presidente de la Asociación de Hospitales de la República Checa, Jaroslava Kunová.

“Las pruebas no las pasan muchas veces ni los candidatos de países eslavos. Tienen problemas para defender sus conocimientos. Se debe a que la medicina checa está a un nivel muy alto, utilizamos máquinas de nivel internacional con los que ellos en sus países no se han encontrado. De esta forma tienen un hándicap cuando hacen los exámenes”.

Jaroslava Kunová, foto: Noemi Fingerlandová, Radiodifusión ChecaJaroslava Kunová, foto: Noemi Fingerlandová, Radiodifusión Checa Para el Colegio de Médicos la solución a la crisis de personal no pasa por hacer más accesible el sistema sanitario a los profesionales extranjeros, sino por incrementar los sueldos y las condiciones de trabajo de los empleados checos. En concreto la organización pide un plan de salvamento de la sanidad checa que contendría como medida principal el incremento de los salarios en un 10% cada año hasta que los médicos alcancen una relación entre ingresos y nivel de vida similar a la de Alemania.

15-03-2016