Asuntos de la Oficina Nacional de Seguridad en mira de la OTAN

01-03-2006

La Alianza Noratlántica se ocupará de los asuntos relacionados con la Oficina Nacional de Seguridad. La OTAN se propone verificar si existe fuga de informaciones.

Frantisek BublanFrantisek Bublan El jefe de la Oficina de Seguridad de la Alianza Noratlántica, Thomas McKeever llegará este jueves a Praga. La OTAN no ve con buenos ojos los escándalos de la Oficina Nacional de Seguridad que desembocaron en la dimisión de su director Jan Mares, sospechado de contactos con una red de delincuentes organizados. El principal motivo de la visita de McKeever lo aclaró el ministro del Interior checo, Frantisek Bublan:

"Quiere saber si no fuera interceptado el flujo de informaciones entre la central de la OTAN y la Oficina Nacional de Seguridad y si no fuera revelada alguna fuga de informaciones".

"La Oficina de Seguridad de la OTAN quiere convencerse de que ninguna acción de la Oficina Nacional de Seguridad checa haya llevado a comprometer los documentos secretos de la Alianza Noratlántica," agregó el embajador checo para la OTAN, Stefan Fülle.

El jefe de la Oficina de Seguridad de la OTAN, Thomas McKeever, se reunirá con la actual jefa de la Oficina Nacional de Seguridad, Zdenka Juzlová, y con el primer ministro checo, Jirí Paroubek. Según los expertos en seguridad, el asunto de la Oficina Nacional de Seguridad podrá afectar la reputación de la República Checa dentro de la OTAN. La solución definitiva del problema se conocerá a mediados del marzo, cuando tendrá lugar la reunión del comité especial de la Alianza Noratlántica.