Asilo para ancianos judíos en Hagibor vuelve a abrir sus puertas

La comunidad judía de Praga inauguró un nuevo Hogar de Asistencia Social en Hagibor. El establecimiento servirá como asilo para los ancianos que sobrevivieron el Holocausto.

Foto: CTKFoto: CTK El Hogar de Asistencia Social de Hagibor tiene ya sus primeros veinte habitantes. Todos son mayores de 80 años y vivieron las atrocidades de los campos de concentración. El establecimiento cuenta con un consultorio médico, ofrece a los ancianos programas de ocio durante el día y en el futuro organizará también conciertos.

La historia judía de este lugar, situado en el barrio capitalino de Vinohrady, empieza a escribirse a finales del siglo XIX cuando la comunidad judía decidió edificar una nueva base social para sus miembros, explica Martin Šmok, comisario de una exposición sobre Hagibor instalada en el Hogar.

“Decidieron comprar terrenos en las cercanías del entonces nuevo cementerio judío y el propósito original fue construir en este lugar un hospicio y un hospital judíos. Al final se construyó en 1911 únicamente el hospicio que se convirtió en un asilo para ancianos. En la parcela prevista para el hospital se edificó en la época de entreguerras un moderno estadio de la asociación gimnástica judía Hagibor”.

Hagibor es una palabra hebrea que significa poderoso o héroe. Después de la ocupación por los nazis, el recinto deportivo, que incluía un parque de recreación infantil, canchas de tenis y de baloncesto, servía a los niños judíos como el último oasis donde podían reunirse. En Hagibor escenificaron por primera vez la ópera infantil Brundibár de Hans Krása. En 1944 fue establecido en el lugar un campo de concentración para mujeres judías de matrimonios mixtos que trabajaban en una fábrica de mica. Posteriormente fueron internados en Hagibor los hombres checos que rechazaron divorciarse de su pareja judía, entre ellos el famoso actor Oldřich Nový y el dibujante y escritor Ondřej Sekora.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, Hagibor sirvió como un campo de internación para alemanes y durante unos meses como sede de la NKVD soviética, apunta Martin Šmok.

“Estoy convencido de que la historia de esta localidad ofrece una lección muy buena a los habitantes de toda la República Checa mostrando a dónde nos pueden llevar los prejuicios, que los campos de concentración no estaban sólo en Polonia y qué fuerte era el entrelazamiento entre el fenómeno checo y judío en nuestras tierras”.

Desde los años 50 estuvo ubicado en Hagibor el departamento de pediatría del Hospital de Vinohrady. La comunidad judía recuperó el inmueble en 2006. En la inauguración de este martes, el rabino mayor Karol Sidon adjudicó a la jamba del pórtico del edificio histórico una mezuzá, receptáculo con un rollo de pergamino con un fragmento de la Torá, para velar por el hogar.