Artista checa expondrá en Asturias, después de una estancia para aprender español

14-12-2010

La artista checa Markéta Šafáriková expondrá sus obras en una galería de Gijón. La propuesta surge después de que la artista viajara a España con Checastur, una empresa que envía estudiantes checos a Asturias para aprender español. Más detalles con Ana María Caballero.

Autor: Markéta ŠafaříkováAutor: Markéta Šafaříková Volver a aprender español le ha abierto nuevas puertas a Markéta Šafáriková. Este verano, la artista presentará sus trabajos en Gijón, Asturias. La galeria ΄El arte de lo imposible΄ se interesó en su obra después de que Šafáriková pasara unos días en el norte de España para mejorar el idioma.

La artista praguense vivió de niña en Ecuador, pero por la falta de práctica olvidó la lengua. Hace unos meses retomó el aprendizaje y se abrió un nuevo abanico de oportunidades, reconoce Šafáriková.

“Me sorprendió mucho cómo en España la gente me recibe o acepta. Empecé a contactar con otras galerías y a ellos también les gustan mis obras, les parecen interesantes y también quieren empezar una cooperación. Eso me sorprendió y me gusta mucho que en España la gente pueda ver mis obras“.

Autor: Markéta ŠafaříkováAutor: Markéta Šafaříková No es la primera vez que las obras de Markéta Šafáriková salen de la República Checa. La artista ha expuesto en Alemania, Austria, Finlandia e, incluso, en Corea del Sur.

Para Markéta Šafáriková el arte es su vida, lo necesita para vivir, afirma. Sino realiza trabajos con sus manos, se siente incompleta. Opina que las palabras son insuficientes, necesita el arte plástico.

“No es fácil decir con los verbos o con las palabras y por eso yo pienso que por eso sirve el arte, porque expresas algo que no puedes decir, pues está situado entre las palabras, la cosa que sientes y que quieres expresar”.

Autor: Markéta ŠafaříkováAutor: Markéta Šafaříková Šafáriková combina su trabajo como diseñadora de vestuario de películas y series de televisión, con un nuevo proyecto artístico: las fotografías pintadas. Sobre las ampliaciones, Šafáriková pincela con tintes acrílicos transformando la imagen. Sólo necesita silencio, de ahí surge su creatividad, explica.

“Del silencio, del silencio y de la tranquilidad. Después se abre un espacio y luego pueden salir las obras e imaginaciones y fantasía”.

Markéta Šafáriková está orgullosa de las fotografías pintadas y espera preparar pronto una nueva exposición. De momento, la siguiente será la de Gijón.

14-12-2010