Arqueólogos checos seguirán antiguas rutas marítimas en el Monoxylon III

27-05-2019

Monoxylon es el término griego para un barco cincelado a partir de un solo tronco. También es el nombre de una expedición arqueológica experimental liderada por checos, que se inició por primera vez en una embarcación de ese tipo en 1995. El objetivo entonces y ahora es validar en la práctica los supuestos e hipótesis sobre la migración humana en la era neolítica, hace unos 8000 años.

Foto: Radomír Tichý, ČRoFoto: Radomír Tichý, ČRo

El pasado fin de semana, después de dos años de preparación, el equipo Monoxylon III cargó su piragua tallada en un remolque en Bohemia del Este, con destino al puerto griego de Lavrion. Según lo previsto, el sábado comenzarían a ir de isla en isla a Milos, una fuente histórica de obsidiana, o vidrio volcánico, y, poco más de dos semanas y 400 kilómetros más tarde, amarrarán su barcaen Creta.

Un profesor de la Universidad de Hradec Králové, Radomír Tichý, quien construyó el Centro de Arqueología Experimental en la cercana Všestary, es el líder de la expedición.

Radomír Tichý, foto: Milan Baják, ČRoRadomír Tichý, foto: Milan Baják, ČRo “La expedición Monoxylon I tuvo lugar en 1995 a través del mar Egeo. En ese momento, todo era todavía bastante hipotético. Pero luego los italianos publicaron los hallazgos del lago Bracciano, al norte de Roma, acerca de las excavaciones que probablemente cruzaron el Mediterráneo durante el período neolítico, la Edad Nueva de la Piedra.

El barco que construimos en 1998 para Monoxylon II era más largo, más marinero. Navegamos por el Mediterráneo occidental, desde Sicilia hasta Portugal, en cinco tramos. Y para Monoxylon III hemos modificado el diseño de la barca para que se parezca mucho más al que se descubrió en el lago Bracciano. Además, estaremos cruzando el Mediterráneo oriental. Entonces, ¡debería ser realmente interesante!”

La piragua de nueve metros del equipo, una réplica del barco italiano de 8000 años de antigüedad, pesa 1.3 toneladas. Estará dirigida por dos tripulaciones rotativas de diez personas, que estarán acompañadas por un catamarán de hoy en día que puede servir como un muelle flotante en condiciones climáticas particularmente adversas.

Foto: Radomír Tichý, ČRoFoto: Radomír Tichý, ČRo Monoxylon III desandará las rutas marítimas alimentadas por el comercio de obsidiana desde Sicilia hasta la costa de Túnez. La obsidiana de Milos ha sido encontrada en el famoso laberinto de Knossos en Creta. Eso sugiere que una línea podría haber sido realizada por dos rutas: desde Santorini a Creta, que es más exigente, o desdeel Peloponeso a Creta occidental.

El organizador de la expedición, Radomír Tichý, eligió la ruta más difícil. Hacerlo debería contribuir más a comprender la propagación de las culturas agrícolas tempranas en el Mediterráneo durante el Neolítico.

Su último tramo, a más de 100 kilómetros, es una prueba importante de las distancias que los barcos de la era neolítica podían recorrer de una sola vez, y hasta qué punto un barco hecho de un tronco de árbol podría transportar no solo personas, sino cultivos y ganado.

27-05-2019