Árbitro sueco robó a los checos el título mundial en 1934

08-06-2006

La República Checa se clasificó este año por primera vez a un Mundial de fútbol desde la separación de Checoslovaquia en 1993. Los checos y eslovacos conjuntamente participaron en ocho Mundiales, consiguiendo dos subcampeonatos. Por primera vez llegó el cuadro nacional hasta las finales en 1934 en Italia.

Oldrich NejedlyOldrich Nejedly La selección checoslovaca participó en Italia por primera vez en un mundial y los jugadores tenían el título al alcance de la mano. Los checoslovacos llegaron hasta la final en la que perdieron con el equipo local por 1-2 en prórroga, aunque apenas nueve minutos antes del final del partido estaban ganando.

La afición subestimaba al equipo checoslovaco, no obstante, los futbolistas con el león en el pecho derrotaron sucesivamente a Rumania por 2-1, Suiza por 3-2 y Alemania por 3-1 y el delantero Oldrich Nejedlý se convirtió en el mejor goleador del torneo al anotar cinco tantos.

En la final los checoslovacos se toparon con el equipo local y se adelantaron en el marcador gracias al gol del delantero Antonín Puc en el minuto 70, pero once minutos después empató Orsi y a los cinco minutos de la prórroga decidió Schiavio.

El segundo lugar fue un éxito excelente, no obstante, el cuadro nacional se sintió engañado. Casi todos los diarios mundiales coincidieron en que el árbitro sueco Eklind influyó negativamente en el resultado del partido que fue seguido por unos 50 mil espectadores, incluyendo al dictador fascista Benito Mussolini.

Frantisek PlánickaFrantisek Plánicka El sueco cerraba los ojos ante el brutal juego de los italianos. El autor del único gol checo se quedó un cuarto de hora fuera del campo tras una falta de un jugador local, ya que las reglas en aquél entonces no posibilitaban la sustitución. El fenomenal portero checo, Frantisek Plánicka, que tuvo gran mérito en la fantástica actuación checoslovaca, resaltó que, además, los italianos consiguieron el gol de empate tras una falta clara.

"En un campo neutral no hubiera cabido duda sobre la victoria de los checoslovacos", escribió tras la final el diario británico Daily Telegraph, "El partido fue contrario a las reglas debido a la brutalidad de los italianos", subrayó el rotativo francés Paris-Soir. "El título mundial no está en las manos del mejor de los equipos", resaltó incluso el periódico alemán Frankfurter Zeitung.

Los checoslovacos volvieron a jugar una final de la Copa Mundial tras 28 años en Chile. Los detalles sobre esta contienda les ofreceremos este viernes.

08-06-2006