Andrej Babiš arremetió contra la Socialdemocracia en el congreso del movimiento ANO

02-03-2015

Andrej Babiš sigue siendo el hombre fuerte del movimiento ANO. En el congreso del fin de semana todos los delegados votaron por él. No hubo ninguna sorpresa.

Andrej Babiš, foto: ČTKAndrej Babiš, foto: ČTK El congreso del movimiento ANO fue la crónica de un resultado anunciado. Los delegados reeligieron al magnate y fundador de la agrupación Andrej Babiš por unanimidad.

Su mano derecha, Jaroslav Faltýnek, jefe de la bancada parlamentaria, fue elegido como primer vicepresidente tal y como se esperaba. Una por una, tres mujeres nominadas a ese cargo renunciaron para reforzar el mandato de Faltýnek.

El espectáculo no decepcionó a ninguno de los delegados. El movimiento ANO ofreció una imagen de unidad y armonía perfectas que pueden envidiar los líderes de los partidos tradicionales.

Precisamente contra dichas agrupaciones estuvo dirigido el mensaje del viejo/nuevo líder Babiš.

Jaroslav Faltýnek y Andrej Babiš, foto: ČTKJaroslav Faltýnek y Andrej Babiš, foto: ČTK “Somos parte del Gobierno, pero no siempre nos sentimos a gusto con la Socialdemocracia. Se trata de un partido tradicional, una de las razones que motivaron nuestro surgimiento. Es un partido que carga con un pasado polémico, y además está acostumbrado a repartir los bienes públicos para amarrar a sus votantes, sin tomar en cuenta el presupuesto estatal”.

Andrej Babiš, que se sitúa entre los empresarios más ricos del país, insiste en que fundó el movimiento ANO para contrarrestar la incompetencia de los partidos políticos.

Ese es uno de los motivos por los que trata de que el funcionamiento de su formación no responda a las estructuras de un partido político. Durante mucho tiempo no contó con una Junta Directiva. El movimiento era Babiš y Babiš era el movimiento.

Después de dos días de congreso, la Junta Directiva la integran ahora, además de Andrej Babiš, siete vicepresidentes.

El líder socialdemócrata y primer ministro, Bohuslav Sobotka, anunció que no reaccionará a las palabras de su aliado de coalición a través de los medios de comunicación.

Pavel Bělobrádek, foto: Archivo del GobiernoPavel Bělobrádek, foto: Archivo del Gobierno Por su parte, el líder de la menor de las tres formaciones oficialistas, el democristiano Partido Popular, Pavel Bělobrádek, aseguró que no será árbitro en la discusión entre Babiš y Sobotka.

“Estaba convencido de que los duelos verbales en el Gobierno eran cosa del pasado. A partir de la firma del acuerdo de coalición creamos instrumentos como el Consejo de Coalición o la Presidencia de la Coalición, se trata de foros para debatir sobre los problemas internos”.

El movimiento ANO con su política en contra de los partidos tradicionales ha empezado a ganar seguidores entre los electores y de acuerdo con los últimos sondeos se trata de la agrupación política más popular del momento.

02-03-2015