Algunos checos que tienen hijo con extranjeras, quizás tendrán quesometerse a prueba de ADN

01-03-2013

Obtener la nacionalidad checa podría ser mucho más complicado en el futuro. La Cámara de Diputados está preparando una ley que va a posiblitar el reconocimiento de la nacionalidad checa solo a los niños, cuyos padres se harán la prueba de ADN para confirmar la paternidad. Las ONG consideran esta ley muy discriminatoria. En cambio, el Ministerio del Interior argumenta que el objetivo es impedir la extensión de la paternidad fingida.

Foto ilustrativa: Archivo de Radio PragaFoto ilustrativa: Archivo de Radio Praga Hasta ahora un niño recién nacido en una relación de pareja de un checo y una extranjera, nacida fuera de la UE, tenía derecho a recibir la nacionalidad checa automáticamente. La posibilidad de derogar esta ley choca con la fuerte crítica de la Oficina del Defensor del pueblo y de la ONG Hombre en Emergencia (Člověk v tísni). No les gusta la idea de que los padres tengan que someterse a la prueba de ADN y el alto precio que tendrían que pagar por ella, como dice Tereza Kušniráková del programa de migración de dicha organización.

„La ley discrimina a los padres checos que, de hecho, deben sufrir por tener un hijo con una mujer extranjera“.

Una de las parejas potenciales, a la que puede efectarle la nueva ley, en el caso de su aprobación, es Jan y Carly, checo, y su novia, que ha venido de los EE.UU.

„Yo espero que mi futuro hijo tenga la nacionalidad checa sin la obligación de casarnos. Pero tener que someterme a la prueba de ADN para saber si soy el verdadero padre del niño, lo considero muy humillante“.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Carly lleva ya dos años en la República Checa y piensa quedarse aquí.

„No me parece justo tener que demostrar a alguien que el hijo es nuestro“.

El Ministerio del Interior comenta que la controvertida ley sirve para impedir a los hombres checos reconocer como suyo un hijo, cuyo verdadero padre es otra persona, y así facilitarle a la madre la residencia en el país. El Ministerio añade que la ley tampoco les va a quitar a todos los niños la posibilidad de obtener la nacionalidad checa, solo que el camino para conseguirlo no será tan fácil como antes y que se va a controlar más detalladamente la vida familiar de las parejas.

El Defensor del Pueblo, Pavel Pořízek, opina que el precepto legal no debería cambiar. Ya había comentado antes que una extranjera que vive en Chequia legalmente no tiene ningún motivo para fingir la paternidad con otra persona. De hecho, considera la propuesta de la nueva ley una idea absurda, aunque en realidad hay muchos casos demostrados de esa actuación fraudulenta, como afirma la Agencia Checa de Noticias, ČTK. Aparte de la prueba de ADN, que resulta discutible, la ley cuenta con otras novedades, por ejemplo con la posibilad de poseer doble nacionalidad. Hasta ahora un checo tiene que renunciar a la nacionalidad para poder adquirir una extranjera.

01-03-2013