Alcaldías quieren limitar circulación de coches en ciudades checas

16-04-2008

Estacionar un automóvil en ciudades de la República Checa se hace cada vez más difícil. Esto se debe especialmente al nuevo sistema de aparcamiento introducido por distintas alcaldías para limitar la circulación de coches en zonas céntricas.

En Praga se les llama zonas azules, por una raya de color azul hecha en el pavimento de las calles. En ese lugar pueden estacionar su automóvil sólo personas con residencia permanente en el barrio en cuestión y que pagan una cuota anual a la alcaldía por el derecho a aparcar. Pero cuando quieren visitar a sus parientes o amigos que viven en otro barrio, no pueden ir en coche porque no tienen permiso para aparcar en otro barrio de la capital.

Para los visitantes de Praga la situación es aún peor. En zonas céntricas hay pocos lugares donde está permitido estacionarse y la alcaldía no planifica acrecentar su número, según sostuvo Jiří Wolf, portavoz de la Alcaldía mayor de Praga.

“Perseguimos limitar la circulación de automóviles en zonas céntricas de Praga. En caso de que accediéramos a la creación de nuevos lugares de estacionamiento en el centro de la capital, esos esfuerzos serían vanos”, recalcó Wolf.

Foto: CTKFoto: CTK Zonas de estacionamiento existen o se van creando también en otras ciudades del país. Las alcaldías persiguen limitar con su introducción la contaminación del aire y solucionar los problemas con el estacionamiento de los coches, surgido a raíz del creciente número de automóviles en las ciudades checas en los últimos años.

La policía controla frecuentemente las zonas de estacionamiento y los automóviles mal ubicados o que no tengan permiso, son trasladados a un centro especial. Sus propietarios pueden recogerlos allí sólo después de haber pagado una multa de 1450 coronas en promedio, equivalente a unos 59 euros.

Sólo en Praga la policía traslada diariamente a esos centros unos 170 automóviles. Anualmente se trata de unos 50 mil coches. Los detractores del nuevo sistema de aparcamiento afirman que el traslado de automóviles mal estacionados se ha convertido en un buen negocio para las alcaldías.

Gracias a los conductores indisciplinados, desde principios del año 2007 hasta el presente, la suma financiera en la cuenta de la Alcaldía mayor de Praga se incrementó en más de 100 millones de coronas, equivalentes a más de 4 millones de euros.

Por el momento el sistema de zonas especiales de aparcamiento rige en los barrios céntricos de Praga y en otras ciudades del país, como Brno, Znojmo y Liberec. Se prevé que en el futuro será introducido en los principales centros urbanos en todo el territorio nacional.

16-04-2008