Al príncipe Kinský no se le restituirá su palacio en Praga

28-04-2004

El príncipe Oldrich Kinský, residente en Argentina, perdió la primera vuelta de su querella judicial con el Estado checo por la restitución de su palacio en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga.

El príncipe Oldrich Kinský, foto: CTKEl príncipe Oldrich Kinský, foto: CTK El palacio en Praga fue desde el siglo XVIII la sede de la vieja estirpe noble de los Kinský. En 1947 le fue confiscado a base de los Decretos de Benes.

El príncipe Oldrich Kinský trató de presentar pruebas que demuestren que se procedió injustamente. "La confiscación estuvo de acuerdo con la ley", fue el veredicto del tribunal. La juez rechazó la demanda de Kinský subrayando que el príncipe poseía aquél entonces la nacionalidad alemana.

Palacio de Kinský en Praga, foto: CTKPalacio de Kinský en Praga, foto: CTK El abogado del príncipe, Jaroslav Capek, no está satisfecho con el veredicto y declaró que apelará contra él. "Mi cliente tenía nueve años en 1947 y nunca se sintió alemán", explicó el abogado y criticó a la juez sobre todo por no haber exigido el original de la decisión sobre la confiscación del palacio. Objetó ante el tribunal que la copia no estaba firmada ni sellada.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los Kinský poseían en las tierras checas vastos dominios que se estiman en 40 mil millones de coronas checas, mil 300 millones de euros.

Desde 2001, el príncipe Oldrich Kinský presentó más de 150 pleitos solicitando la restitución de sus bienes. En cinco casos ganó el proceso, en dos los tribunales rechazaron sus querellas. Los demás pleitos todavía no han terminado.