27 años de cartas que abrieron Hispanoamérica a Chequia

El Instituto Cervantes de Praga acogió este martes la presentación del libro 'Procurando contactos a la literatura mexicana', una recopilación de las cartas que durante 27 años se enviaron el poeta mexicano Alfonso Reyes y el traductor de español checo, Zdeněk Šmíd.

Gabriel Rosenzweig, foto: Borja de JorgeGabriel Rosenzweig, foto: Borja de Jorge Veintisiete años y 66 cartas unieron los cerca de 10.000 kilómetros que durante toda su vida separaron al escritor y diplomático mexicano Alfonso Reyes con Zdeněk Šmíd, uno de los traductores más prolíficos al checo de la lengua española y también uno de los pioneros de la difusión de la literatura hispanoamericana en Checoslovaquia. Una amistad epistolar que el diplomático e investigador mexicano Gabriel Rosenzweig ha recogido en su libro 'Procurando contactos a la literatura mexicana', presentado este martes en el Instituto Cervantes de Praga. Rosenzweig explicaba así cómo empezó su trabajo, calificado por algunos colegas, como de “detective”.

“Di con la traducción al checo de 'La Sombra del Caudillo', una novela muy importante de Martín Luis Guzmán, y el traductor al checo era Zdeněk Šmíd y como una cosa lleva a la otra, Zdeněk Šmíd también tradujo a Reyes. Y al saber que Šmíd era traductor de Reyes, me pregunté si no habría habido relación entre ellos y afortunadamente encontré correspondencia entre ambos que pone de manifiesto que se habían conocido. Entonces mi interés por la relación entre Šmíd y Alfonso Reyes se marca en este interés por conocer y documentar los vínculos que estableció Reyes con personalidades de ámbitos lingüísticos distintos al del español”.

Foto: Borja de JorgeFoto: Borja de Jorge Una amistad que empezó con un jovencísimo Šmíd de apenas 27 años y que fue evolucionando mediante el intercambio de libros y de informaciones. Se creó entre ellos una misión intercultural de expansión de la cultura y la literatura hispanoamericana, que continuó a pesar de la Segunda Guerra Mundial y que más tarde se vería reflejada en la labor que hace el Instituto Cervantes en la República Checa, como dice el autor.

“Gracias a Zdeněk Šmíd una serie de checos se asomaron a ese mundo y luego continuaron avanzando por ese camino. Zdeněk Šmíd tradujo la literatura latinoamericana, pero también hizo mucho porque se conociera la literatura española. Tradujo a Cervantes, a Lope de Vega, a Góngora, pero también tradujo a don Miguel de Unamuno, a Ramón Sender, la poesía de Lorca y de Jorge Guillén. Tradujo a una gran cantidad de poetas y novelistas españoles y en esa medida hizo mucho porque se conociera la literatura española entre los lectores de lengua checa”.

Una opinión, la de la impagable labor de difusión de la cultura hispanoamericana en la República Checa, que comparte el director del Instituto Cervantes en Praga, Ramiro Villapadierna.

Foto: El Colegio de MéxicoFoto: El Colegio de México “Yo creo que Šmíd concretamente, pero sobre todo su relación de puente con Alfonso Reyes. Alfonso Reyes es el que dice todo mexicano, todo americano, debería conocer España para conocerse a sí mismo, todo español debería conocer América para entenderse mejor como español. Esa, yo sí que creo que es la labor sucesora que hace el Instituto Cervantes hoy fuera. Para entendernos de verdad hace falta conocer al otro, para conocerte mejor a ti mismo”.

Šmíd le quitó a Checoslovaquia la venda de los ojos con respecto a la cultura hispanoamericana y durante toda su vida expandió el conocimiento y la difusión del español. Una tarea encomiable que hoy se ve recompensada con la publicación de un libro convertido en un homenaje a su trabajo y, como no, al de un Alfonso Reyes, que siendo ya un escritor reconocido decidió un buen día contestar a la misiva de un joven soñador que acabó siendo fundamental en la expansión del español en Centroeuropa.