17 de noviembre en Praga: Manifestaciones, policía y fútbol

16-11-2007

Centenares de policías vigilarán este sábado las calles de Praga debido a las numerosas manifestaciones que se realizarán con motivo del Día de la Lucha por la Libertad y Democracia. Por la noche, se disputará además el partido de fútbol entre la República Checa y Eslovaquia.

El 17 de noviembre de 1939, los ocupantes nazis cerraron las universidades y ejecutaron a nueve estudiantes checos. Cincuenta años después, la policía comunista dispersó brutalmente una manifestación estudiantil en Praga, lo que llevó posteriormente al derrumbe del régimen comunista, conocido como la Revolución de Terciopelo.

Varios actos recordatorios tienen lugar tradicionalmente en Praga con motivo de dichos aniversarios. Sin embargo, últimamente, numerosas agrupaciones de diversos intereses aprovechan el día festivo para expresar su opinión en las calles capitalinas.

Por ejemplo, los nacionalistas autónomos protestarán en la Plaza Palacký contra las supuestas restricciones a la libertad de expresión en el país, después de que la Alcaldía de Praga prohibiera la semana pasada la marcha neonazi por el Barrio Judío, justo el día que se conmemoraba la Noche de los Cristales Rotos.

La policía no descarta la posibilidad de que en la capital checa vuelvan a producirse enfrentamientos entre los extremistas de derecha y de izquierda al igual que el pasado sábado. Jirí Wolf, portavoz de la Alcaldía Mayor de Praga, subrayó que las autoridades disolverán la manifestación, en caso de que sea perturbado el orden público.

“Las fuerzas policiales y de seguridad están dispuestas a intervenir de inmediato en caso de que se produzcan infracciones a la ley”, afirmó el portavoz.

La Alcaldía de Praga autorizó nueve manifestaciones avisadas para el 17 de noviembre. Los detractores de la prevista construcción del radar antimisiles estadounidense en la República Checa se reunirán en la Plaza Venceslao, al igual que los sindicalistas que protestarán allí contra la política gubernamental, entre otros.

Por su parte, los líderes del movimiento estudiantil en 1989 se reunieron ya este jueves, expresando su desacuerdo con el abuso de la fiesta nacional, según indicó Simon Pánek.

“Cualquiera puede afiliarse hoy a esta fecha y abusar de ella por intereses privados”, indicó Pánek.

Una vez terminadas las manifestaciones, la policía seguirá estando en alerta, debido al partido de fútbol entre la República Checa y Eslovaquia que se disputará el sábado por la noche en el estadio del Sparta de Praga, en la penúltima fecha de las eliminatorias a la Eurocopa 2008, para la que los checos ya están clasificados.

16-11-2007