Se va reduciendo el número de dedos arrancados durante la Noche Vieja

02-01-2003

Terminadas las fiestas de Noche Vieja, se empiezan a contar las pérdidas causadas por los festejos. Un hombre murió en un accidente de tráfico, varias personas resultaron heridas por la mala manipulación de petardos. Los bomberos tuvieron que intervenir en casi toda la República Checa.

Fiestas de Noche Vieja en Praga, foto: CTKFiestas de Noche Vieja en Praga, foto: CTK El excesivo consumo de alcohol causa, sobre todo, numerosos accidentes de tráfico durante el primer día del año nuevo. Un hombre murió y numerosas personas resultaron heridas debido a los choferes que conducían en estado de embriaguez.

En todo el país anduvieron muy atareados los bomberos. Las peores consecuencias las tuvo un incendio en Praga que, no obstante, no fue relacionado con las fiestas. Una mujer de 80 años murió cuando se incendió su piso donde juntaba basura y periódicos viejos. Nueve personas resultaron heridas y casi 50 apartamentos fueron destruidos por el incendio o por el agua durante la extinción, según señaló un portavoz de los bomberos.

"De todas las habitaciones sacamos basura y periódicos. Es algo que jamás he visto en mi carrera profesional, la causa del incendio se está investigando".

Mucha gente espera impaciente la llegada del año nuevo para poder lanzar petardos. En Praga esta diversión tiene sus reglas, según explicó una portavoz de la policía municipal de la capital checa.

Fiestas de Noche Vieja en Praga, foto: CTKFiestas de Noche Vieja en Praga, foto: CTK "Durante todo el año en Praga está prohibido lanzar petardos excepto en algunos lugares. No obstante, esta regla no está en vigor durante la Noche Vieja".

Dos personas pagaron por su diversión con la pérdida de dedos en sus manos al manipular petardos fabricados en casa. Sin embargo, cada año el número de estos casos se va reduciendo, principalmente gracias a que la gente se acostumbró a comprar petardos de alta calidad que son más seguros.

Como en todo el mundo, la gente durante la Noche Vieja quiere divertirse. Y cada año trata de inventar algo nuevo. Sólo doce horas existió un club de música que surgió en Praga con motivo de las fiestas en una estación del metro que no funciona a causa de las riadas que afectaron el país en agosto. Ahí se presentaron grupos de música, como por ejemplo: - 123 minutos.

02-01-2003