Reforma del Ejército checo reacciona a las exigencias de la OTAN

21-11-2002

La Cumbre de la OTAN que tiene lugar en Praga, dedica gran atención, además de temas políticos, a su ulterior funcionamiento militar.

Los líderes aliados abogan por una mayor especialización de los países miembros en asuntos militares para que la Alianza en su conjunto sea capaz de responder a las nuevas amenazas.

Cuenta con ello también la recién aprobada reforma de las Fuerzas Armadas Checas, señala Jaroslav Skopek, viceministro de Defensa checo.

"El principal mensaje de nuestra estrategia militar es que la República Checa está preparada para participar en la solución y la prevención de conflictos. Esto significa que el contingente checo dislocado en Afganistán vela tanto por el proceso de paz como por la seguridad de la propia República Checa".

En su proceso de reformas es indispensable la profesionalización del Ejército. Éste funcionará a partir de 2007 y dispondrá de unos 35 mil soldados y como máximo diez mil empleados civiles.

"Antes de finalizar el año 2006, las Fuerzas Armadas checas deberán ser capaces de enviar a cualquier lugar del mundo un contingente de cinco mil soldados y mantenerlo allí durante medio año. Deberán estar en capacidad de mantener también en el extranjero a largo plazo, aunque con rotación, un contingente de mil soldados. Hay que crear asimismo condiciones para un eventual despliegue de fuerzas aliadas al territorio nacional, así como para el funcionamiento del sistema integrado de la defensa aérea de la OTAN".

Jaroslav Skopek subraya que la necesidad de una mayor especialización se refleja en el proyecto de la reforma checa.

"La República Checa puede contribuir a la defensa colectiva de la OTAN con varias unidades. Se trata en primer lugar de la protección contra las armas biológicas y químicas y de los sistemas de seguimiento pasivos. Planeamos que la unidad antiquímica se ampliará hasta formar un batallón. A disposición está nuestro hospital de campaña y disponemos también de medios de transporte estratégicos que la Alianza carece, como los aviones de transporte de gran capacidad", sostiene el viceministro de Defensa checo.

21-11-2002