¿Por qué protestan contra la OTAN?

18-11-2002

Unos doscientos anarquistas checos se reunieron este domingo en Praga para expresar su desacuerdo con la política de la Alianza Noratlántica. Fue la primera de numerosas manifestaciones y otras acciones de protesta preparadas por los anarquistas, comunistas y demás antiglobalizadores durante la venidera Cumbre de la OTAN. Pero, ?cuáles son sus argumentos a la hora de denunciar a dicha organización?.

Anarquistas en Praga, foto: CTKAnarquistas en Praga, foto: CTK Para los anarquistas, la OTAN es apenas un gendarme al servicio de los intereses de elites políticas y económicas de sus países miembros, según explica Jirí W. Krovínek, portavoz de la "Plataforma Contra la OTAN", que agrupa varias organizaciones anarquistas checas.

"Lo que nosotros denunciamos es, por ejemplo, que la OTAN comete crímenes de guerra. Es responsable de miles de muertos en Yugoslavia. También en Afganistán murieron miles de civiles inocentes durante el bombardeo de Estados Unidos, país líder de la Alianza".

¿Proponen entonces la disolución de la OTAN?

"No se puede decir así. Opinamos que la disolución de la OTAN no solucionaría nada porque su papel sería sustituido por otro pacto militarista. Al igual que contra la OTAN, luchamos contra el régimen que provoca las guerras, es decir, contra el capitalismo. Nuestro programa es la disolución de los estados y su sustitución por el autogobierno y la solidaridad".

 

Una de las principales objeciones de los comunistas contra la OTAN, presentada por el vicepresidente del Partido Comunista Checo, Miroslav Ransdorf, es la actual política de Estados Unidos como país líder de dicho ente.

"Es la política de imposición que encierra un alto riesgo, comparable con la política alemana que desembocó en la Primera Guerra Mundial. Es la política que en la actualidad puede llevar hacia la violación del derecho internacional. Esta política se basa en la doctrina de la intervención humanitaria adoptada en la Cumbre de la OTAN en Washington en 1999. Mi profundo convencimiento es que la OTAN no puede funcionar como Santa Alianza, como fortaleza de valores verdaderos contra los falsos".

Miroslav Ransdorf subraya que la Alianza Noratlántica no es la única forma de garantizar la seguridad en Europa.

"Es importante desarrollar el denominado "proceso de Helsinki" para reducir la presencia de armas en el continente europeo y para garantizar la seguridad en el marco colectivo. Entonces, la seguridad colectiva es la solución que proponemos".

 

Sin embargo, entre los detractores de la OTAN no figuran solamente anarquistas y comunistas, sino también activistas de izquierda más moderados, como, por ejemplo, el periodista y ex disidente checo, Petr Uhl.

"Me opuse al ingreso de la República Checa en la OTAN, porque soy partidario de la seguridad colectiva de Europa, no pienso que cada estado deba proteger su territorio con su propio ejército. Temo que sea precisamente la pertenencia a la OTAN lo que frene la formación de las fuerzas militares europeas. También me importa la hegemonía de Estados Unidos cuyo papel y poder después del fin del mundo bipolar son enormes".

Petr Uhl no es partidario, no obstante, de la disolución de la OTAN.

"Hay que reformar la Alianza. Opino que su ampliación, así como el creciente peso de la Unión Europea, harán diluir la posición hegemónica de Estados Unidos. Por otra parte, no me gusta que surja con la ampliación de la OTAN un nuevo Telón de Acero entre los aliados y los demás estados europeos", sostiene el ex disidente checo, Petr Uhl.

18-11-2002