La Navidad en la familia checa

26-12-2002

Con motivo de las Fiestas de la Navidad hemos preparado para ustedes un programa especial, deseando contribuir con este granito de arena al ambiente festivo que, imaginamos, reina en estos días en sus hogares.

Para acercarles, amigos, al ambiente que durante las Fiestas de la Navidad reina en los hogares checos y algunas de las costumbres vinculadas con esta temporada del año y que se conservan en las familias checas, hemos aceptado la invitación y visitamos a la señora Jana Sedá, de Praga. Jana, quien abandonó su profesión de traductora para dedicarse a la familia, es una gran divulgadora de las tradiciones populares.

Para que se hagan una visión completa de la Navidad checa, nuestra plática la iniciamos precisamente con ese tema.

"No sé si en este caso soy un ejemplo perfecto o el más corriente, pero para mí las Pascuas de Navidad comienzan ya a finales de verano, a comienzos de setiembre, cuando empiezo a buscar regalos, porque tengo dos niñas pequeñas y no me gusta comprarlos a última hora. Así que comienzo a escoger regalos, los guardo en algún lugar y espero que no se me olvide dónde los guardé."

Claro, eso en cuanto a los regalos que, por tradición, son parte inseparable de la Navidad. Pero imaginamos que otras labores vinculadas con la Navidad comienzan en los hogares checos mucho más tarde, o sea, a comienzos de diciembre.

"Qué va, porque ya en noviembre hay que comenzar con la limpieza de la casa, un aseo a profundidad que tiene una relación con los tiempos paganos, cuando se realizaba una purificación en espera del solsticio de invierno, y que luego pasó a las costumbres cristianas la purificación en la espera de la llegada del nacimiento de Jesús. De manera que hay que asear toda la casa hasta los últimos rinconcitos, lavar las ventanas, las cortinas. El primer domingo de adviento se prende la primera vela en la corona de adviento y ya la casa para ese entonces tiene que estar lista, limpia, con olores ricos. Entonces comienza realmente el período previo a la Navidad."

Sí, la palabra adviento proviene del latín y se puede traducir como "llegada" o "acercamiento". Durante este período, los cristianos se preparan para la llegada de Jesucristo. Este período suele caracterizarse como tiempo de meditaciones y de autoreflexión. Antaño, durante este período se respetaba el ayuno o se ofrecían comidas muy simples.

Hoy en día, en algunas familias checas se ha conservado la tradición de confeccionar una corona de adviento con cuatro velas, decorada, por ejemplo, con cáscaras de cítricos, frutas secas, cintas rojas y doradas, en fin, la fantasía en este caso no tiene límites. Y cada domingo previo a la Navidad en la corona de adviento se va encendiendo una vela.

En la familia de Jana acostumbran hacer para la Navidad un pesebre de pan de especias. Además con galletas de la misma masa, que tienen, por ejemplo, forma de campana, cordero, estrella, ángel y hasta de un Papá Noel, decoran el árbol de Navidad. ¿Cuándo comienza la preparación de esas galletas?

"Bueno, también unas cuatro semanas antes de la Navidad, porque el pan de especias y las galletas de especias tienen que madurar, ablandarse. Quiero decir que a primeros días de diciembre se comienzan a hacer las galletas de pan de especias. En nuestro país también es costumbre preparar dulces de Navidad que suelen ser muy variados, de los más diferentes sabores. Cada familia, por lo general, hace unos diez y hasta veinte tipos. Supongo que hasta incluso para una mujer moderna sería un bochorno no hacer los dulces en casa y comprarlos, aunque hay que decir que en los comercios se vende una gran variedad de galletas de Navidad." Con la llegada del adviento, van culminando, imaginamos, los preparativos para la Navidad.

"Bueno, hay una serie de preparativos, ya hablé de las galletas, también se prepara el pesebre, que ya dijimos, puede ser de masa dulce, de papel o de madera, por ejemplo. La verdad es que en mi familia, a pesar de que no somos creyentes, el pesebre junto al árbol de Navidad nunca falta. Cualquiera que sea su tipo, lo preparen los niños o lo prepare yo, pero siempre debe estar como un símbolo de la Navidad, sea relacionado con el nacimiento de Jesucristo o con una esperanza de la felicidad en el año nuevo."

El mes de diciembre está acompañado en la República Checa también de varias tradiciones populares que datan de tiempos remotos, y de las que nos contó Jana Sedá.

"El día cuatro de diciembre es el día de Santa Bárbara. Es costumbre en nuestro país cortar una ramita de cerezo o de otro árbol frutal que se pone en un florero y se supone que debería florecer precisamente en Nochebuena, el 24 de diciembre. Si en la casa hay una joven en edad de casarse, se dice que si la ramita florece, ese año la joven se casará. Luego el cinco de diciembre, en la víspera del día de San Nicolás, éste suele recorrer las calles acompañado de un ángel y de un diablo. Claro que son personas disfrazadas, y suelen repartir regalos en las casas a los niños. El diablo está allí para asustarles, para saber si se portaron bien, y el ángel luego reparte los regalos. Es una costumbre muy agradable y los niños siempre la esperan con gran ansiedad."

En algunas regiones, especialmente en Moravia, se suele recordar también el onomástico de Santa Lucía, que corresponde al 13 de diciembre. En tiempos remotos estaba relacionado con el solsticio de invierno y acompañado de una serie de leyendas y costumbres populares. Mientras que San Nicolás era bueno y repartía regalos, Lucía, según esas leyendas, era un personaje malo, una verdadera bruja.

Ésta llevaba siempre consigo un recipiente con carbonilla, asustaba a la gente y a la persona que llegara a disgustarle, le ensuciaba el rostro con carbonilla a modo de castigo.

Con ansiedad es esperada en la República Checa, especialmente por los niños, la llegada del día de Nochebuena. También en esa fecha se respetan varias tradiciones, por ejemplo, en cuanto a la comida. De almuerzo se suele servir lentejas con huevo frito. La jornada está acompañada a la vez de mucha esperanza, según afirma Jana Sedá.

"Digamos, la Nochebuena llega un poquito antes, porque hay que comprar el árbol de Navidad, que no puede faltar en la casa en esa fecha. Suele ser un pino o un abeto que, por lo general, se adorna precisamente en la mañana del 24 de diciembre, que es el día que en nuestro país se celebra la mayor fiesta de Navidad, la Nochebuena. El día 24 por la mañana se cierra una de las habitaciones, a la que los niños no tienen acceso, los padres adornan el árbol de Navidad, aunque hay casas donde los niños ayudan en esta labor, y luego se ponen debajo del árbol los regalos. Esto suele hacerlo el padre, porque la mamá está ocupada en preparar la cena de Nochebuena. Ésta está formada por sopa de pescado, ensalada rusa, pescado frito que, por lo general, en nuestro país es la carpa, y luego dulces, frutas secas, en fin, lo que cada uno prefiera. A la mesa de Nochebuena nos sentamos, se suele decir, nada más aparecer la primera estrella, a eso de las cinco o seis de la tarde. También con la cena están vinculadas una serie de costumbres. Sentadas a la mesa, por ejemplo, debe haber un número par de personas para que el año próximo nadie falte, en la mesa debajo el mantel se pone una moneda para que el año próximo haya dinero en la casa. A la mesa nos sentamos juntos y cogidos todos de la mano y después de cenar también nos levantamos juntos por la misma razón, para que nadie falte el año próximo. Luego ya a los niños comienzan a brillarles los ojos esperando qué va a pasar. Entonces uno de los mayores desaparece desapercibido y de la habitación cerrada se escucha una campanilla, invitando a todos hacia el árbol de Navidad."

La tradición del árbol de Navidad es una de las más jóvenes que en la república Checa acompaña estas fiestas. A los territorios checos llegó desde Alemania, hace unos 200 años. Los primeros árboles se instalaban en hospitales, en casas burguesas y más tarde también en los palacios de la nobleza.

A partir del siglo XVIII, los árboles de Navidad comenzaron a ser decorados e iluminados con velas. En los árboles se colocaban entonces manzanas, nueces, adornos de papel, galletas de pan de especias. A finales del siglo XIX comenzaron a aparecer los primeros adornos de cristal, que pronto fueron extendiéndose por todo el país. El árbol de Navidad, por tradición, suele permanecer en los hogares checos hasta el día de los Tres Reyes Magos.

A diferencia de otros países, en la República Checa los regalos de Navidad se reparten el día 24 de diciembre o sea, en Nochebuena, como lo confirma nuestra interlocutora, Jana Sedá.

"Sí, precisamente el día de Nochebuena es cuando llega el Niño Jesús, porque en nuestro país los regalos los reparte el Niño Jesús. Independientemente de la influencia que haya de otros países con Santa Claus, el Viejo Pascuero y el Viejo Helado que llegó de Rusia, el que reparte los regalos aquí en Bohemia es el Niño Jesús. Por lo general, para agradecerle los regalos, antes de repartirlos se suelen entonar villancicos, que es una costumbre muy agradable, muy linda, que se pasa de los adultos a los niños. Los niños también cantan y cantan con gran entusiasmo y luego ya se reparten los regalos, y se descansa y conversa en familia. Es una velada muy agradable."

Para muchas familias checas, la Nochebuena que en este país tiene el carácter de fiesta familiar, es uno de los días más hermosos del año. La familia está más unida que nunca y comparte en tranquilidad esa agradable velada. Lejos quedan las obligaciones y la agitación cotidianos y por doquier reina la alegría, la paz y la tranquilidad.

Hay familias donde esa hermosa velada culmina con la visita a alguna iglesia y la asistencia a la misa del gallo. No importa que haya nieve y haga frío. Lo importante es el calor humano, ese ambiente de tranquilidad, amor y comprensión que se siente durante esa velada.

Hemos hablado de los platos típicos que se suelen servir en Nochebuena, de las costumbres durante la cena y hemos dicho también que en la República Checa los regalos de Navidad se reparten en Nochebuena.

Pero existe también un sinnúmero de otras interesantes costumbres populares vinculadas con esa velada, según afirma nuestra interlocutora, Jana Sedá.

"Bueno, la verdad es que las costumbres son muchas, nosotros, por lo general, conservamos una que es partir una manzana por cada miembro de la familia. Se supone que si la manzana tiene en el centro una estrella, la persona estará sana todo el año, si la estrella está corrompida, pues hay posibilidad de enfermedad y no vaya a pasar que haya una cruz en lugar de una estrella, porque eso simboliza la muerte. Luego las jóvenes suelen pararse de espalda junto a la puerta de salida de su casa y tirar hacia atrás una chancleta. Si la chancleta cae con la punta hacia afuera, se supone que la niña saldrá de la casa, que se casará en el transcurso del año. También solemos a veces poner pequeñas velitas en cáscaras de nueces y las dejamos flotar en un recipiente con agua a ver quién será el que vivirá más tiempo. Porque aquél cuya vela arde más tiempo, se supone que será el que más tiempo vivirá."

En la República Checa las Fiestas de la Navidad se festejan tres días, continuando hasta el 26 de diciembre. Qué hacen las familias checas después del día de Nochebuena nos lo acerca la señora Jana Sedá, de Praga.

"La Navidad es tiempo de reposo, de descanso, de amistad, de felicidad familiar, entonces precisamente en esos días se detiene un poco toda esa agitación que reina durante todo el año y tenemos tiempo de visitar a los familiares a quienes no hemos visto a veces desde hace varios meses. También vamos al cementerio a adornar las tumbas de nuestros antepasados, de nuestros abuelos. En fin, es tiempo de visitas, de disfrute familiar, de entonación de villancicos. También realizamos paseos y visitamos iglesias, porque en cada iglesia hay un nacimiento de Belén y cada iglesia lo tiene diferente. Es muy interesante y hermoso pasear por las iglesias donde entonan melodías en órgano y visitar esos pesebres. Son momentos muy hermosos."

Estimados amigos, que la paz y la tranquilidad, así como el dulce ambiente que acompaña las Fiestas de la Navidad en la República Checa, reine también en vuestros hogares.

Esperamos que a ese ambiente haya contribuido un poco también este programa especial de Radio Praga, en el que hemos hablado de las tradiciones navideñas en la familia checa.

¡FELIZ NAVIDAD!

26-12-2002