Vladimír Mišík, el roquero que llegó al Parlamento

21-12-2009

Vladimír Mišík es sin duda uno de los representantes míticos del rock checo. Su obra ha marcado a varias generaciones de seguidores y de músicos. Al igual que la de tantos roqueros su vida ha estado llena de altibajos. Fue perseguido y silenciado por el régimen comunista, pero gracias a la llegada de la democracia volvió a componer y cantar sin ningún tipo de censura.

Vladimír Mišík vivió en carne propia las arbitrariedades de los comunistas. Resulta que sus canciones se salían de los cánones de la “dictadura del proletariado”. De la noche a la mañana lo inscribieron en la lista negra y le prohibieron actuar en público.

Con sus canciones Mišík denunció los atropellos de los comunistas contra la población, si bien no podía actuar en público sus fans acudían a conciertos clandestinos y más de una vez alguien de manera anónima escribió en alguna pared “Dejen cantar a Mišík”.

La primera banda de Mišík se llamaba ‘Uragán’ y la fundó durante sus estudios en la escuela secundaria. Por aquella época era el baterista del grupo. Con el fin de la escuela se acabó también el grupo, pero las inquietudes musicales le llevaron hasta la agrupación ‘Komety’ donde conoció a Radim Hladík, hoy otra de las leyendas del rock nacional.

Con muchos planes y desafíos en sus cabezas optaron por fundar otra banda y fue así como nació ‘Fontána’, conocida después como ‘The Matadors’. Todo indicaba que el futuro les depararía solo éxitos.

Después de probar suerte en varios grupos y orquestas llegó el año 1968 y con éste la invasión de las tropas soviéticas.

Toda expresión artística tuvo que responder a los intereses del Partido Comunista, o al menos no evocar nada que pudiera cuestionar al régimen totalitario. En ese turbulento año lleno Mišík decide fundar con Hladík la banda ‘Special Blue Efect’ conocida después simplemente como ‘Blue Efect’.

Fueron años difíciles para todos los artistas. Mientras que en occidente las bandas de rock triunfaban, en la Checoslovaquia ocupada, los comunistas luchaban contra la música ‘imperialista’. Vladimír Mišík cantó con varios grupos hasta que en 1974 funda Etc.

Vladimír MišíkVladimír Mišík El gran cambio se da con la derrota del comunismo en 1989. La Revolución de Terciopelo acaba con la censura, y abre las puertas a la libertad y la democracia.

Es así como en 1990, los antiguos disidentes buscan a gente de confianza para ocupar cargos clave en el Gobierno y Parlamento. Nominan a Mišík a la Cámara de diputados y gracias a su popularidad consigue un escaño parlamentario.

Dos años después abandonó para siempre la política y regresó a los escenarios checos. Lo único que de vez en cuando le traiciona es su quebrantada salud, pero Vladimír Mišík sigue siendo sin duda uno de los grandes del rock checo.

21-12-2009